Conecte con nosotros

LOCALES

Alfaro y Locho: histéricos, obsesivo-convulsivos

Publicado

el

Compartir:

Parte I

Entrenador.- Este partido lo vamos a ganar –dice el entrenador en tono profético-.

Jugadores.- Así es señor. 

Entrenador.-Quiero que metan muchos goles –lo dice con emoción contenida-.

Jugadores.- Así será señor.

Entrenador.- ¡Quiero un gol ya!

Jugadores.-No podemos señor.

Entrenador.- Cómo que no, los entrené para hacerlo. Metan gol ¡Ya!

Jugadores.- No podemos señor.

Entrenador.- ¿Cómo que no pueden? Acaso son unos inútiles. ¡Quiero un gol ya!

Jugadores.- No podemos señor… porque el partido aún no comienza.

Parte II

La Universidad de Guadalajara (UDG) a través de su Centro Universitario de Ciencias de la Salud (CUCS) determinó que del 20 al 24 de marzo serían los “días críticos” del contagio en México de acuerdo con el análisis de su modelo predictivo. Según Jaime Federico Andrade Villanueva director del CUCS dicho modelo tenía una certeza del 98 % de probabilidades de acertar. El rector Ricardo Villanueva Lomelí exhortó a la comunidad universitaria y a la población en general que “durante estos 5 días (20-24 de marzo) eviten salir a la calle y no debemos esperar a que el gobierno dicte las medidas para tomar medidas preventivas”. El gobernador Enrique Alfaro, en franca rebeldía con el gobierno federal, adelantó la suspensión de labores en el Sistema Educativo Estatal y pidió a los jaliscienses detener la actividad productiva desde el día 17 de marzo (el 16 fue día de fiesta) para evitar una hecatombe.  Error. Luego, dijo que realizaría un gasto de 20 millones de pesos en la compra de pruebas. La empresa se escondió y del dinero no se sabe más. El caos epidémico no llegó, pero lo que sí llegó fue una caída del 80% en la actividad económica y un 30% de la actividad industrial del estado de Jalisco. Lo anterior fue el resultado de haberse adelantado a los tiempos de los brotes epidemiológicos. 

En Jalisco tanto el gobernador como la Universidad de Guadalajara deberán explicar muy bien a sus ciudadanos por qué usaron el prestigio de la universidad en asuntos políticos. La reputación de la universidad cayó a lo más bajo y su grupo dirigente demostró no tener escrúpulos ni ética en el manejo de los institutos científicos. Alfaro fue a la aventura política y perdió pero también pierden los universitarios y los ciudadanos jaliscienses. 

Colima fue arrastrado en esta espiral política pues el gobernador colimense hizo algo parecido. Locho Morán y Felipe Cruz también decidieron apoyar la medida de adelantar los tiempos, dicho sea de paso, ambos estados (Jalisco y Colima) no tuvieron comportamientos epidemiológicos distintos al resto del país. Fallaron. Se lanzaron a una aventura sin fundamentos y perdieron la apuesta. Locho Morán demostró que le importan muy poco los ciudadanos. ¿Dónde quedó su decencia? 

Por un lado da caridad pública de la mano de su esposa Azucena López Legorreta y por otro les tira los productos a los vendedores de la vía pública, que es quizá su único sustento diario. ¿Por qué Locho cambio tan radicalmente? Y todavía más, le exige al gobierno federal más recursos.  Y hay que agregar que su partido, Movimiento Ciudadano, votó en contra de la aprobación de la ampliación del presupuesto para ser utilizados en la emergencia por un monto de 180 millones 733 mil pesos. Y para rematar, es lamentable que su organización política se encuentre ya fracturada y en  crisis, pues es cuestione de tiempo para que se convierta en un escándalo público. Doloroso porque en MC-Colima se cuenta con excelentes cuadros políticos de quienes tengo una buena opinión.

¿Calcularon, Locho y el gobernador, el daño que le causarían a la economía al paralizar Colima? Es claro que no tenían ningún plan económico ni idea de lo que pasaría. Sólo estaban pensando en el botín político, el dinero de los préstamos y de los recursos a fondo perdido. Pensaron que insultar al Ejecutivo federal era rentable. Se les olvidó que el uno de julio de 2018 surgió un gobierno federal con una legitimidad del 53 por ciento.

Locho y Alfaro están trabajando en sintonía y ya tienen resultados: el fracaso. Fracasaron porque actuaron concertadamente con la U de G al politizar los documentos estadísticos producidos desde un centro académico como lo es el CUCS (en el caso de Jalisco); desgastaron la fuerza de los colimenses y jaliscienses al propalar el pánico; dañaron la economía de ambos estados; y todavía más ruines, atacaron políticamente al gobierno federal valiéndose de una situación de emergencia real. Pareciera que el payaso senador Samuel García es su asesor de cabecera.

Parte III

La emergencia es real y lo peor está por venir, por tanto, a estos tipos politiqueros debemos esperar para juzgarlos, y, en pasando la emergencia, llevarlos ante la justicia.

Lo primero que puedo concluir es que la sociedad tiene que considerar a estos individuos como parte del paisaje y, ni modo,  aguantarlos porque existen, pero combatirlos hasta su extinción.

La sociedad está creciendo y madurando en función de los retos que impone la realidad; por eso, debemos observar con cuidado lo que ocurrió en la consulta popular realizada en Mexicali, Baja California. Allí ganó la opción de los ciudadanos contra todos los partidos políticos, incluido Morena, lo cual nos enseña que la sociedad está impulsado una agenda programática más avanzada que cualquier partido político. Los partidos políticos son, hasta ahora, un mal necesario.

El rechazo a la construcción de las instalaciones de la planta Cervecera Constellation Brands se convertirá, de hoy en adelante, en el referente de las futuras empresas y el cuidado del medio ambiente, así como el respeto y  vigilancia de los recursos hídricos de los ciudadanos.

Para palear la crisis económica es urgente  no darles un peso más a los partidos políticos, pues está ya demostrado, que sólo se lo gastan en campañas destructivas que nada aportan y las posiciones de poder que logran obtener, vía representación minoritaria, tan sólo las usan para hacer politiquería. Cero presupuesto para los partidos políticos. Que hagan sus campañas políticas por convicción con base en su organización y en su capacidad económica.

También todos los funcionarios federales y estatales, rectores, así como los de representación popular dígase: diputados, regidores, presidentes municipales y gobernadores deben de bajarse el sueldo al 50% para apoyar a los más vulnerables.

Los mexicanos hemos venido actuando con madurez y vamos a demostrar el tipo de nación que somos cuando la gravedad de la pandemia lo exija y saldremos fortalecidos atendiendo las directrices del gobierno federal a través de sus consejos y  comités operativos de Salud Pública.

 Organización y disciplina serán nuestras fortalezas. Los politiqueros se van a morir en su propia miseria.

Compartir:

Universidad de Colima

CONGRESO DEL ESTADO

AYUNTAMIENTO DE MANZANILLO

SAINZ AGENCIA DE PUBLICIDAD

AGREGADOS EL SEIS

RINCON DEL MAR

Más leidas

Copyright © Diario Avanzada.