Conecte con nosotros

LOCALES

Pobres fantoches

Publicado

el

Compartir:

La sesión del Consejo Estatal de Protección Civil se volvió un viaje al pasado, de la mayoría de los miembros que parecían estacionados en el mundo autoritario del partido único, todos y cada uno de los asistentes le dijeron al gobernador: “haga lo que usted guste porque cuenta con todo nuestro apoyo” –expresaron los asistentes, más barberos y zalameros que responsables, todo en tonos graves y preocupados-. ¿Que qué horas son? Las que usted guste sr. gobernador.

La reunión del miércoles 18 fue portentosa por la ausencia de criterios científicos y propuestas apegadas a protocolos ya establecidos mundialmente por la OMS y en México desde 1985. Una reunión pueril y hasta aburrida políticamente hablando. 

Yo me pregunté, ¿qué onda con estos tipos?, qué van a declarar a Colima en estado de emergencia ¿Por qué? ¿Para qué?

Entonces, sentí, providencialmente, una iluminación espiritual ¡Es la plaga estúpido! -Me dije a mí mismo-. Claro, es el hatajo de ratas que ya van sobre el presupuesto. Los fondos de contingencia, por supuesto.

Lo verdaderamente interesante de esa reunión fue el vació que le provocaron las autoridades federales y la presidenta municipal de Manzanillo.

Todavía no salía de mi asombro cuando el presidente municipal de Cuauhtémoc con una ingenuidad –quiero imaginar yo eso- que raya en la estupidez les solicitaba a los miembros del Consejo su apoyo para mejorar sus filtros de ingreso-salida a su municipio –“qué les quito qué les pongo” decía poniendo una cara de angustia muy convincente-. Y el palenque de gallos en Palmillas a todo lo que daba funcionando el jueves 19 de marzo. ¿Habrá pactado una tregua con el virus? ¿El virus será un tahúr?

La semana empezó mal pues el gobernador preocupadísimo porque algo nos pasara a los colimenses decidió suspender clases, desde el martes 17, para evitar una hecatombe. No era para menos pues gobierno federal estaba muy lento y había que hacer algo, incluso exagerar decía el gober.

Error. Por su histeria todo el Sistema Educativo Estatal –todos incluidos- suspendieron clases lográndose con ello dispersión de angustia y pánico entre la gente. Y algo más importante, se deshizo de un ejército de intelectuales -los maestros y los trabajadores administrativos- que bien pudieron emplear esa semana para capacitar a los niños, adolescentes, jóvenes y adultos, en la instrumentación de medidas preventivas de higiene y convertirse en difusores de las estrategias que gobierno federal está llevando en tiempo y forma que la crisis ha requerido. Adiós a toda esta fuerza humana que puedo haber sido clave para enfrentar la crisis sanitaria que tenemos en ciernes. Los mandaron a su casa porque la histeria se le subió a la cabeza al gobernador y a su inepto secretario de Educación. Vaya manera de dilapidar los recursos públicos. ¿Qué pasará con los maestros de contrato? ¿Qué pasará con el pago del tiempo completo y ampliado?

Ante el virtual estado de sitio o toque de queda, como usted quiera nombrarlo, el gobernador arremetió de nuevo y pidió a la gente quedarse en su casa para evitar ser detenida por las fuerzas públicas y a los empresarios les envió un mensaje  tranquilizador, pues las perdidas por el desplome inminente de la actividad comercial, no sería un problema pues él ya había instruido a su equipo de economistas y asesores financieros para que instrumentaran un plan de contingencia para ser implementado en superando la emergencia sanitaria. Esa es una buena notica. La mala es que ese equipo de economistas y asesores financieros es el mismo que tiene en quiebra técnica al gobierno del estado, que no le ha podido cobrar los más de 500 millones de pesos a Mario Anguiano y que tiene los anaqueles vacíos de la farmacia de pensiones de los maestros de la sección 39 del Snte.

Yo salí, el martes 17, a hacer algunos pagos al banco. Iba con zozobra pues, según las declaratorias del gober en cualquier momento podía ser detenido. Afortunadamente no fue así pues la sensatez, en la vida real, me puso a salvo. Felipe Cruz, de facto, le vio la cara al gobernador en la sesión del Consejo de protección civil, pues la policía en la Villa no detiene a nadie. En el municipio de Colima Locho también le vio la cara al gobernador y no le hizo caso. Que bueno, que tanto Felipe Cruz como Locho Morán, ignoraron al gobernador y se comportan con sensatez –respetando las garantías individuales de los ciudadanos- y atienden de facto las disposiciones que las autoridades federales en materia de salud están dictando. Si el gobernador decidió hacerle caso a histéricos, es su problema, Colima vive en otro universo paralelo de la realidad.

La verdadera intención del gobernador, ahora me queda muy clara, es ir  sobre los fondos destinados a emergencias. El gobernador y los empresarios abusivos y baquetones que hoy se desgarran las vestiduras por los apoyos que se les dan a los ninis quieren un gran reparto de los fondos de contingencia. El presidente ha dicho no y, así será, no se dispondrán fondos a discreción para esta plaga de ratas mal acostumbradas.

Ojalá el gobierno federal, a la brevedad, apoye a los empresarios que sí se la juegan con sus empleados y ellos mismos lanzan iniciativas para reactivar la economía, a ellos sí debe apoyárseles. Son tiempos de poner en juego lo que mejor sabemos hacer los mexicanos: aplicar el ingenio.

Nacho Peralta si cree que encontró en el Covid-19 su tabla de salvación está equivocado, pues estoy seguro, que del gobierno federal no recibirá nada, a pesar de su grupo que presión de fifís, que ya empezó a formar.

Pobres fantoches. A pesar de esta plaga de ratas y del Covid-19 vamos a salir adelanta. Por ahora debemos colaborar con Susana Distancia. 

Compartir:

Universidad de Colima

CONGRESO DEL ESTADO

AYUNTAMIENTO DE MANZANILLO

SAINZ AGENCIA DE PUBLICIDAD

AGREGADOS EL SEIS

RINCON DEL MAR

Más leidas

Copyright © Diario Avanzada.