Conecte con nosotros

LOCALES

¿INE, baluarte de la corrupción?

Publicado

el

Compartir:

Cuando la derecha habla de contrapesos democráticos, lo que en verdad quiere decir, es que ambiciona conservar sus privilegios y sus condiciones ventajosas frente a toda la sociedad. El abuso es para ellos –los moralmente derrotados- una consideración necesaria para aspirar a recuperar su hegemonía pues sus argumentos políticos y sus proyectos privatizadores de las ganancias y socializar los costos fueron desechados por la sociedad porque son irracionales, injustos, violentos y sólo construyen sociedad precaria.

A partir de abril iniciará México una espiral con pendiente descendiente, muy pronunciada, para muchos actores políticos, que no había tenido precedente la historia de la sociedad mexicana. Dentro de esos muchos actores individuales dos instituciones políticas verán lo que es rendirle cuentas a la sociedad mexicana: el PRI  y el PAN. Al PRD no lo considero, pues es difícil saber si aún existe.

México verá efectos de lo que está realizando la Cuarta Transformación y que coincidentemente tendrán explosión simultánea con la primavera.

El PRI vera su suerte en el proceso que se le instruya a Emilio Lozoya Austin por los casos de sobornos de Obredecht y el financiamiento ilícito del PRI, así como los quebrantos al patrimonio de Pemex. Este proceso podrá iniciarse en México en cuanto se concluya exitosamente su extradición de España que podrá ser en los próximos 30 días. 

El PAN vera su suerte en el proceso que se le instruye a Genaro García Luna en Nueva York donde lo más cierto es que se descubra y documenten los vínculos y los grados de colusión de los altos funcionarios del gobiernos de Calderón y Peña Nieto, ellos mismos incluidos.

Los ilícitos que hermanan a PRI y al PAN debe llevarlos a su desaparición y a la pérdida de su registro, si no sucede así, estaremos de nueva cuenta contemplando la prevalencia de lo político sobre lo legal.

 A última fechas, tanto el PRI como el PAN, han hecho un escándalo acusando a  Morena de quererse apropiar del Instituto Nacional Electoral, dicen que su defensa es legítima pues pretenden que el INE siga siendo como es para que existan contrapesos en la sociedad, como sinónimo de equilibrio. Nada más alejando de la realidad. 

Su verdadera intención es conservar dentro del INE a sus aliados para que éstos –léase Lorenzo Córdova Vianello, Ciro Murayama, Benito Nacif, et al.- les hagan el trabajo sucio.

Tengamos bien presente que si una institución ha dado carpetazo y protección a los políticos y sus partidos este ha sido el INE. Ahí está el Pemexgate donde nadie del PRI, ni del gobierno ni del sindicato fue castigado; luego se dio el caso de los Amigos de Fox y pasó exactamente lo mismo, la impunidad fue el rasero. Ahora ambos partidos están involucrado en asuntos de corrupción que combina una gran dosis de financiamiento ilegal de partidos por la vía de sobornos, sustracción de recursos públicos y el involucramiento del narco. Por eso el PRI y el PAN deben de perder su registro.

Morena está proponiendo un proceso de integración del INE transparente y democrático; sin embargo, el PRI, el PAN, el PRD y MC están presionando para que éste se integre conforme a los usos costumbre, que no es otra cosa que el reparto de cuotas en su integración, y el Consejo termine siendo un conjunto de serviles de los partidos que los nombraron y acaben repartiendo el dinero, que no es poca cosa, y los puestos políticos, que tampoco son cosa menor.

No olvidemos que estos personajes del INE: Córdova, Murayama y Nacif han sido los protectores de las transas de Margarita Zavala y su esposo el Borolas. No desatendamos las firmas falsas que les validaron por buenas.

El PRI y el PAN deben de perder su registro porque están trabajando para un narco-Estado.

Estos cínicos, en lugar de trabajar por un INE democrático y transparente, abiertamente y sin pudor alguno, hablan de conservar al INE como un baluarte de la corrupción.

Como los partidos políticos no tienen las más mínima credibilidad, son los consejeros del INE quienes directamente se han encargado de defender  la corrupción y han impulsado la construcción de nuevos partidos políticos. México Libre y Redes Sociales Progresistas, entre otros, públicamente han dado información inverosímil de sus procesos de construcción legal y el INE –en su papel de impulsor  de la corrupción- los secunda en sus aseveraciones; sin embargo, ha tenido que dar algunos pasos atrás porque la información a la luz de las evidencias públicas es palmariamente falsa. Y tan sólo ha dejado la información en suspenso legal.

El INE, de facto, se ha convertido en el baluarte de la defensa de la corrupción de la desdibujada oposición que sólo balbucea algunas cosas sin poder articular alguna idea coherente.

La oposición dice querer contrapesos, pero tan sólo atina a reivindicar la transa y la politiquería como conforma de hacer la vida en México.

El PRI y el PAN deben de perder su registro y Morena debe brindarle a México un INE ciudadanizado y austero para que México continúe con la democracia que nos regalamos en las pasadas elecciones de julio de 2018.

La corrupción, el abuso al apropiarse de los recursos del Estado y su vinculación al narcotráfico y a la violencia fueron sus enterradores, no John Ackerman. Ackerman es tan sólo el instrumento de los ciudadanos.

El INE no debe ser un baluarte de la corrupción e instrumento del PRIAN, del MC y de todos los partidos vividores de los dineros públicos.

Compartir:

CONGRESO DEL ESTADO

AYUNTAMIENTO DE MANZANILLO

Universidad de Colima

AGREGADOS EL SEIS

SAINZ AGENCIA DE PUBLICIDAD

RINCON DEL MAR

Más leidas

Copyright © Diario Avanzada.