Conecte con nosotros

LOCALES

Misandrias

Publicado

el

Compartir:

Su táctica es el uso de la violencia y la intolerancia como instrumentos de lucha contra los hombres y el Estado que los protege; su estrategia es más simple: instalar una sociedad misándrica.

No quieren un cambio; buscan tres objetivos básicos: frenar la lucha contra la corrupción, relanzar la falsa guerra, que inició Calderón, e instalar una sociedad misándrica.

Las autodenominadas mal portadas –Facebook es más duro con ellas al nombrarlas- iniciaron pintando las bardas y destruyendo locales comerciales, dañando los monumentos históricos, lanzando diamantina sobre el rostro de los hombres, vandalizando la infraestructura urbana, entre otras cosas, mientras las bien portadas veían, con un mirada maternal, a sus criaturas que hacían lo que ellas no se permiten a sí mismas. Les toleraron todo y no supieron deslindarse a tiempo. La sincronización en política es muy importante. El timing dirían los gringos. Ahora las bien portadas están en la cancha del desconcierto.

Los medios masivos de comunicación –especialmente televisoras, portales electrónicos y radio ligados al capital financiero intolerante y cercano a la postura fascista del Yunque -propagandizaron sus rabietas y violencia contra todos los hombres y contra quienes se les pusieran en enfrente. Lo importante era hacer escándalo, protestar contra el gobierno. ¡Nos están matando! -dramatizaban-.

 Su propagandización, es cierto, tiene una base real de indignación: la brutal violencia que se ejerce contra las mujeres, que nadie en su sano juicio puede negar; luego entonces, lo que los medios nos vendieron fue vulgar demagogia. Y algo peor, un intento de sedición.

Con base en algunos casos particular –que dan cuenta de realidad violenta que nos agobia-  fincaron su discurso demagógico contra los hombres y de descrédito hacia el gobierno más votado en la historia contemporánea, pero que tiene una singularidad, no está al servicio de los dueños del dinero.

Las mal portadas han recibido la publicidad más formidable que pudieron imaginar y pensaron que no tendría ningún costo: se equivocaron. El costo fue muy alto.

Midieron muy bien las feministas bien portadas al no deslindarse de las mal portadas y  recibir una publicidad impresionante y formidable que jamás imaginaron, una difusión que rayaba en una hipérbole multiplicada a la décima potencia, la propaganda más imponente que jamás imaginaron y pensaron que no tendría ningún costo: se equivocaron. El costo fue muy alto. Calcularon muy mal las feministas, pues la factura es muy elevada en términos políticos. Los medios de comunicación y los dueños del dinero, que todavía no asimilan haber perdido el gobierno, les están pasando la cuenta. La publicidad que les brindaron no fue gratuito, su costo real fue que a partir, de ya, los conservadores se harán cargo de la agenda, de las demandas políticas y del destino programático del movimiento. La agenda política de las feministas es ya de derecha; las demandas serán la defensa de la corrupción, frenar el desmantelamiento de la política neoliberal, vuelta a la guerra fratricida iniciada por Calderón y reinstalar al narco en Palacio Nacional; y por último, formar a las futuras camadas de niñas como unas perfectas misandrias. Ese es el costo, entregar el movimiento. Se les fue de las manos.

Guanajuato es líder en violencia a nivel nacional, represor y criminalizador de mujeres, líder en huachicoleo de combustibles y medicinas; Tamaulipas es líder en violencia del narcotráfico y de tráfico de personas, terreno franco del narco; Michoacán gobierno inepto y represor de maestros, con violencia desatada; Colima con uno de los gobiernos más ineptos y corruptos de su historia, en suma, son los cuatro  ejemplos de la violencia y la ineptitud. Hoy son los líderes de la defensa de las mujeres. Hoy van de la mano de la misándricas.

La Universidad de Guadalajara junto con la Universidad de Veracruz –y las que se sumen, preferentemente las involucradas en La Estafa Maestra- se están colocando ya  a la cabeza para apoyar el paro: Un día sin nosotras. Son hipócritas, que unieron para crear la tormenta perfecta.

Los anteriores estados de la República, municipios, instituciones educativas y organismos empresariales, que se van sumando, tienen perfiles similares: criminalizaron la protesta social, ignoraron el crecimiento de la violencia, apoyaron la falsa guerra de Calderón contra el narco y están involucrados hasta el tuétano en casos de corrupción e ineptitud administrativa.

Hoy las feministas de Morena y de las organizaciones no gubernamentales aplauden irreflexivamente a Televisa, al Grupo Imagen, a los gobiernos estatales, municipales, legisladores y organismos empresariales (Coparmex, por ejemplo) que se unen a su convocatoria y, otras tantas, están desconcertadas, insisto: midieron bien, calcularon mal. La verdad, tienen todo su derecho de hacerlo. Vivimos en un país libre. A lo que no tienen derecho es a traicionar a la Cuarta Transformación y obstruir a uno de los esfuerzos más poderosos por combatir la corrupción del Estado mexicano. Con este acto se bajan de la Cuarta Transformación y se unen a la reacción para anteponer sus posiciones de género y poner en segundo lugar la transformación de México.

Morena está demostrando que es incapaz de procesar sus contradicciones políticas y de definir sus prioridades políticas. En Morena no hay claridad política de lo que está pasando políticamente en este momento en México. Morena no entiende pero el gobierno de la Cuarta Transformación sí. La sociedad también entiende bien el proyecto de la 4T y sabe discriminar, muy bien, entre el gobierno y el partido.

Este capítulo ilustra, con mucha claridad, que la transformación de México –de gran calado- no precisa de nadie en particular, que todos somos muy importantes, pero nadie es imprescindible.

Las buenas noticias para los ciudadanos es que en este proceso sólo están participando el círculo rojo, los políticos que sólo piensan con cálculo monetario, que están pensando en los puestos y en la lógica del poder, del dinero, de la corrupción. 

La sociedad tiene otra lógica. La lógica del cambio donde no tienen cabida ni la lucha por posiciones o puestos políticos. La lógica de la sociedad es abatir la corrupción y transparentar la vida pública. La lógica de la sociedad es la paz; es la erradicación del odio de los hombres hacia las mujeres (misoginia); es la anulación del odio de las mujeres hacia los hombres (misandria) y es la búsqueda de una sociedad mejor. Esta es una muestra de los porqués los partidos políticos y las organizaciones de las sociedad civil subsidiadas por el Estado –algunas, no la mayoría- salen sobrando y la sociedad los rechaza.

Se percibe muy difícil que a estas alturas las feministas se deslinden del PAN, del PRI, de los gobiernos estatales y municipales, así como de las televisoras y los organismos y asociaciones oportunistas de la vida empresarial, moralmente derrotados.

Atrás quedaron los tiempos de la coacción y la represión ejercidas por la Policía Federal y el Ejército. Este debate se está dando con libertad y, por ende, con responsabilidad, eso es lo importante.

Todavía más importantes es que: estamos viviendo tiempos de una sociedad abierta con las mayores libertades y, este debate se va a decidir, lejos de los corporativismos estatales, sindicales y empresariales; se percibe una fortaleza de la Cuarta Transformación, que por las vías del convencimiento, impulsa un proyecto de pacificación del país.

Por otro lado se observa una minoría, que a ultranza, sin el más mínimo escrúpulo, pretende imponer una agenda belicista. 

La feministas ya perdieron su agenda, tomaron la lógica de la guerra; perdieron su táctica, asumieron la violencia y el odio como métodos de lucha; extraviaron su programa, y hoy, sólo se concentran en la instalación de una República misándrica. 

Relanzar la falsa guerra de Calderón, defender la corrupción  y formar mujeres misándricas son sus prioridades, porque el movimiento ya no lo dirigen ellas, el movimiento, como todo mundo lo percibe, tiene a sus comandantes en los estudios de Televisa, en las oficinas de Coparmex y en el búnker del PAN.

Misandria es el ideal perfecto del movimiento conservador y moralmente derrotado. Nosotros, la mayoría, construimos, a pesar de las minoritarias resistencias, la paz para México.

Compartir:

Universidad de Colima

CONGRESO DEL ESTADO

AYUNTAMIENTO DE MANZANILLO

SAINZ AGENCIA DE PUBLICIDAD

AGREGADOS EL SEIS

RINCON DEL MAR

Más leidas

Copyright © Diario Avanzada.