Conecte con nosotros

LOCALES

Manzanillo, la puerta grande del fentanilo a México

Publicado

el

Compartir:

Colima, México, Avanzada (07/02/2020).- El puerto de Manzanillo es uno de los principales puntos de entrada de fentanilo proveniente de China a México, de acuerdo con una investigación realizada por la BBC de Londres.

El texto, firmado por Alberto Nájar, hace alusión al gran aseguramiento de 23 toneladas de precursores para elaborar fentanilo en Manzanillo, en agosto de 2019, considerado el mayor cargamento de esta sustancia que se ha detenido hasta el momento en el país.

De acuerdo con el medio inglés, más de 47 mil personas mueren cada año en Estados Unidos por sobredosis de drogas sintéticas como el fentanilo, con datos de la agencia Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de ese país.

Así también, se trata de una crisis que mantiene en alerta al gobierno estadounidense y ahora también al mexicano. Cada vez son más recurrentes las incautaciones de la droga y precursores químicos en puertos, terminales aéreas o carreteras de este país.

Especialistas y autoridades citadas en la investigación señalan que la creciente presencia del opioide en México alteró el mercado ilegal del narcotráfico, pues el fentanilo y otras drogas sintéticas desplazaron la producción de amapola en México, así como a otros productos como marihuana y heroína como las principales fuentes de financiamiento de algunas organizaciones criminales.

“Es también una preocupación trasnacional. De acuerdo con autoridades de México y Estados Unidos en los últimos años se estableció una red entre carteles mexicanos y de China para elaborar la droga, que se envía después a Estados Unidos”.

El reportaje de Nájar revela que el proceso de tráfico cambió desde 2017, según informes de la DEA, la Fiscalía General de la República (FGR) y la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), dado que hasta ese momento el opioide solía enviarse desde China a las ciudades estadounidenses, pero después cambió la ruta, cuando carteles como Jalisco Nueva Generación (CJNG) y Sinaloa empezaron a importar precursores químicos para elaborar fentanilo en sus propios laboratorios.

El modus operandi del tráfico de fentanilo desde China a México y después a Estados Unidos tiene su punto de origen en los laboratorios ilegales que operan en el país asiático.

Según datos del Departamento de Justicia existen al menos 5.000 sitios en China donde se produce fentanilo, sustancias alternativas a la droga o los componentes para elaborarla conocidos como precursores y el fentanilo llega a Estados Unidos desde China a través de México.

La BBC señala que de acuerdo con la DEA son tres los métodos para traficar el fentanilo desde ese país:

Originalmente eran envíos directos por correo o en embarques vía área que a veces se negocian en la llamada “internet profunda” (Deep web en inglés). El secreto empresarial por el que sobrevive el cartel de Sinaloa a pesar del encarcelamiento de “El Chapo” en EE.UU. La práctica aún se mantiene pero ha sido paulatinamente desplazada por otras dos.

Otra modalidad es enviar contenedores de fentanilo en barcos mercantes que zarpan de los principales puertos de China u Hong Kong, por ejemplo. La droga “viene disfrazada de cualquier cosa que se pueda imaginar” explica Márquez Blas. “Llega en contenedores de jabón, dentro de muñecos, con muchos envoltorios para disimular su verdadero contenido”.

Los cargamentos llegan a puertos mexicanos en el Pacífico, sobre todo Manzanillo, Colima y Lázaro Cárdenas, Michoacán. Son los sitios “con mayor amenaza por el ingreso de fentanilo” reconoce Santiago Nieto Castillo, director de la UIF.

La investigación subraya que los puertos marítimos son los principales sitios de llegada del fentanilo, pero no son los únicos. La Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y la Guardia Nacional han detectado el arribo de cargamentos en aeropuertos internacionales como Culiacán, Manzanillo o Ciudad de México.

“En todo caso el procedimiento a continuación suele ser el mismo. El opioide se mueve a laboratorios clandestinos donde se le incorporan otras drogas. Lo más común es cocaína o heroína. La mezcla se divide en píldoras que se envían al mercado estadounidense”.

Los laboratorios se encuentran, de acuerdo con datos de la Sedena, en poblaciones de Michoacán, Jalisco, Sinaloa, Durango o Baja California. Son sitios con presencia del CJNG y el grupo de Sinaloa.

“La tercera modalidad de tráfico, detectada recientemente por autoridades de ambos países, es la producción de fentanilo en territorio mexicano. En este caso las organizaciones importan precursores de China, Taiwán u Hong Kong para mezclarlos en sus laboratorios y obtener el opioide que se divide en píldoras o pequeñas dosis en polvo”.

Según el reporte, la producción se envía a la frontera norte de México. Uno de los principales sitios de ingreso a Estados Unidos es la ciudad de Tijuana, Baja California y vecina del condado de San Diego.

Es el sitio con mayor confiscación de fentanilo en los últimos años según datos de la DEA y el servicio de Aduanas y Protección Fronteriza. Los carteles venden la droga en pequeñas píldoras.

En ambas modalidades, el proceso para enviar el opioide de los laboratorios mexicanos a las calles estadounidenses es el mismo de otras drogas como metanfetaminas.

Con base en especialistas consultados por la BBC, la investigación puntualiza: Las dosis de fentanilo se mueven en pequeños cargamentos dentro de latas de comida, equipo automotriz, en juguetes o bolsas de dulces por ejemplo. Una vez en ciudades del norte mexicano es común que la droga cruce la frontera en automóviles de ciudadanos estadounidenses, aunque también se interna por túneles. Después se envía a los consumidores en sitios como Los Angeles, Chicago, Atlanta o Nueva York.

Compartir:

Universidad de Colima

CONGRESO DEL ESTADO

AYUNTAMIENTO DE MANZANILLO

SAINZ AGENCIA DE PUBLICIDAD

AGREGADOS EL SEIS

RINCON DEL MAR

Más leidas

Copyright © Diario Avanzada.