Conecte con nosotros

OPINIÓN

Vislumbres. Meade “Escritor”.-

Publicado

el

Compartir:

Escrito por: Abelardo Ahumada

A lo largo de la semana pasada, el ciudadano Meade dio varias muestras de no traer su mente fría. Por lo que invito a los lectores a que me sigan en la revisión de lo dicho y hecho por el ex honorable Secretario de Hacienda.

Antes de comenzar, sin embargo, el repaso semanal, permítanme recordar el dato de que el 23 de marzo anterior, durante la ceremonia en que se conmemoró la muerte (vil asesinato) de otro candidato presidencial priísta, don Pepe Meade, dijo: “A 24 años de su partida, recordamos a Luis Donaldo Colosio, un político producto de la cultura del esfuerzo y no del privilegio. Retomo su ideal: la tarea del crecimiento con estabilidad será de todos los mexicanos”.

Luego, hace casi un mes, durante una de sus conferencias de prensa, informó que acababa de terminar de escribir un libro en el que exponía su visión de nuestro país. Libro, por cierto, que cuando uno de los reporteros le preguntó su título, inexplicablemente Meade respondió: “No sé, porque yo escribí todo el libro menos el título”.  Al escuchar semejante respuesta no pude menos que sonreír con pena, porque uno de los primerísimos detalles por los que nos preocupamos los redactores es, precisamente, el del título del escrito, ya que, como bien se sabe, de él depende el interés del lector para revisar el texto.

Ligo ambos acontecimientos porque justo dos meses después de que el ex secretario de Hacienda pronunciara esa frase sobre Colosio, se presentó como flamante autor del libro “El México que merecemos. Mi visión para transformar el país con orden y rumbo”. Un libro del que inmediatamente se publicaron algunas reseñas (pagadas, obvio) que nos permiten deducir que el candidato se propuso tres objetivos principales:

  • Tratar de poner en claro sus ideas sobre lo que realmente quiere y piensa para el bien de México.
  • Exponer, por contraste, todo lo que ve que está mal, y las posibilidades que hay de corregirlo.
  • No quedarse atrás de López Obrador, que también es autor de varios libros por el estilo.

Al revisar, sin embargo, su texto, tiene uno la impresión de que está tratando de deslindarse de las pifias, las erratas y los abusos del actual gobierno federal. Sólo que mucho más tímidamente que el sonorense asesinado, y cuando sólo falta “un cuarto para las doce”. Es decir, ya demasiado tarde.

Si usted, lector, revisó también alguna de esas reseñas, habrá notado, igual, que el ciudadano Meade (que hace no mucho aceptó cobijarse sin empacho por el PRI), ahora se asume, sin expresarlo tajantemente, como si fuera un candidato de oposición, sólo que, como dije arriba, lo hace demasiado tarde, cuando ya nadie, o sólo unos pocos, podrían llegar a creer en lo que afirma. Por lo que su texto quedará como uno más de los libros oportunistas que registra la historia, y de los que, aun contando con miles de ejemplares, se quedan arrinconados en los estantes de las librerías de viejo, o se van, de plano, a las empresas que compran papel para el reciclaje.

COMPROMISOS. –

En una de las 230 páginas que contiene su libro, Meade, menciona algunos de los compromisos que desde hoy asume en caso de ganar las elecciones, Y entre ellos pondera el de no gobernar “al lado de los corruptos”.

Colateralmente, en uno de sus spots que más se repiten, vestido con una camisa blanca, y viendo directamente a la cámara, él mismo se pregunta y responde: “¿Qué gobierno quiero?” – “Uno que esté encabezado por gente decente”.

Por lo que de inmediato asalta a uno las preguntas: “¿De dónde sacará la ‘gente decente’ para su equipo de gobierno si está precisamente rodeado de una bola de corruptos? ¿Querrá decir que, si gana, no gobernará con la gente del PRI?” Sería bueno que ellos se lo preguntaran, para que vayan sabiendo.

Aparte de lo anterior, Meade parece haber sido asesorado por Nacho Peralta para redactar sus categóricos eslóganes publicitarios, porque por ejemplo dice en uno “Tu necesidad es mi compromiso”.  Como de Nacho era nuestra seguridad. Y agrega en otro más: “Yo cumpliré el sueño de cada uno de los mexicanos”. Sin detenerse medio segundo a pensar en lo imposible que resulta que nos resuelva a todos nuestras necesidades, ni que millones de mexicanos tenemos el sueño de que no sea él quien nos gobierne.

EL CASO DE NESTORA SALGADO. –

Como lo recordarán los lectores, la noche del segundo debate de los candidatos presidenciales, Meade le copió a Anaya y, caminando desde su estrado al que ocupaba López Obrador, le dijo que en su conciencia quedaba haber propuesto como candidata a senadora plurinominal “a una secuestradora”.

Al otro día, la aludida viajó desde Michoacán a México, y le exigió a Meade que se desdijera y se disculpara, porque de no hacerlo lo denunciaría por daño moral. Pero Meade se mantuvo “en sus trece”, y dijo que ni se desdecía ni se disculpaba, porque estaba “del lado de las víctimas”.

Nestora Salgado, persistió entonces en la defensa de su propia fama y, de conformidad con lo que se publicó el lunes 28 en varios medios, se confirmó la noticia de que “los expedientes de los juicios penales seguidos entre 2013 y 2016 contra Nestora Salgado muestran que la excomandante de la Policía comunitaria de Olinalá, Guerrero, recuperó su libertad al concluirse que, en todos los casos, el Ministerio Público no tenía pruebas para demostrar que había cometido los supuestos secuestros que se le imputaron”. Yendo más allá en su análisis de los hechos, algunos de esos jueces concluyeron que los supuestos secuestros que se le atribuyeron a la hoy candidata al Senado, fueron, en realidad, “detenciones legales” realizadas por la Policía Comunitaria de Olinalá, a la que ella pertenecía, y no acciones personales, además de que el cobro por la liberación de esos detenidos no se trató de un “rescate”, sino de una “fianza”.

¿En qué papel queda entonces el ciudadano Meade?

Y, ya para terminar el seguimiento que le hicimos a las pistas que durante la última semana estuvo dejando dicho señor, permítanme los lectores comentar que, durante el mitin que Meade tuvo en Irapuato, aseguró que los 39 días de campaña que aún tenía por delante, le bastarían para alcanzar y rebasar no sólo al candidato Anaya, sino también a López Obrador: “¿Qué nos dura -preguntó a grito pelón- el reto que en 39 días vamos a superar? Con 39 días a este equipo le basta y le sobra para ganar la elección”.

¿Estará carburando bien el hombre?

ARRECIÓ LA CAMPAÑA NEGRA. –

Y ya que hablamos de López Obrador, ningún lector lúcido y honesto podrá negar que las campañas propositivas que originalmente habían ofrecido a realizar todos los demás candidatos, acabaron por volverse una campaña negra en contra del candidato puntero, a quien, usando sus tiempos oficiales, los integrantes el PRIAN y sus aliados, se dedican ahora a denostar, para ver si logran bajarle algunos puntos.

Por otra parte, han llegado a ser tan aberrantes las acciones que “la mafia del poder” ha urdido en su contra que, utilizando ayer la noticia de que el Grupo Sanborn’s habría de cerrar este jueves 8 de sus más de 300 tiendas (incluida la de Colima), para pronto salieron a decir sus jilguerillos maiceados, que dicho cierre se debe “a la incertidumbre que ha generado [la posibilidad de] que AMLO pueda ganar” las próximas elecciones; cuando en realidad la empresa anunció que se trata de un simple ajuste interno de negocios.

ANAYA SENTIDO Y ENOJADO. –

Dicen las malas lenguas que la semana pasada, cuando el candidato Anaya estuvo de gira en nuestra entidad, se enojó grandemente con sus representantes locales porque no le pudieron llenar el espacio que en las instalaciones de la Feria de Colima habían reservado para que tuviera un encuentro con sus simpatizantes. Y que, según se pudo observar, hubo menos público (y con menos entusiasmo y colorido) que cuando vino hace meses, aun en su precampaña.

Mala señal para algunos de los panistas locales, quienes, de haber casi arrasado en las elecciones de 2015, hoy, por su divisionismo y su falta de entenderas, se quedarán con muy poco de lo que ganaron entonces y ahora les queda.

Todo eso mientras que la dupla hoy conformada por Locho y Felipe Cruz, le sigue dando patadas al pesebre que con tanto cariño les dio cobijo y pastura cuando más urgidos estaban. ¿Cómo se llama eso?

Compartir:
Clic para comentar

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Congreso del Estado

Ayuntamiento de manzanillo

universidad de colima

Atención

Agregados El Seis

Sainz Agencia de publicidad

Bordados

rincón del mar

Más leidas

Copyright © Diario Avanzada.