NOTICIAS DE ÚLTIMA HORA

Impulsan consumo eficiente de agua con medidores inteligentes

 

La Paz, Baja California Sur.  2016 (Agencia Informativa Conacyt).- La Universidad Autónoma de Baja California Sur (UABCS), en conjunto con el Programa de Manejo, Uso y Reúso del Agua (PUMAGUA) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y la Sociedad de Historia Natural Niparajá A. C., implementó un sistema de monitoreo de consumo de agua de última generación en las instalaciones de su campus, para impulsar así la sustentabilidad.

 

El sistema se compone de medidores volumétricos de agua con transmisores de datos integrados, que permiten el monitoreo del consumo de agua en tiempo real, a través de una aplicación para teléfonos inteligentes y otros dispositivos móviles. Los datos registrados se actualizan cada hora en un servidor en la nube, disponible para el usuario de la red hidrológica.

 

El director de Investigación Interdisciplinaria y Posgrado de la UABCS, el doctor Oscar Trujillo Millán, comentó que los datos obtenidos serán utilizados para determinar la viabilidad de esta nueva tecnología que permite la detección de fugas de agua y hábitos de consumo, y en un futuro transferir la información a otras instituciones.

 

“Este sistema nos permite conocer los metros cúbicos de agua que está consumiendo la UABCS en sus actividades cotidianas y detectar las fugas de agua que podamos tener en nuestra infraestructura; con el apoyo de la distribución de medidores volumétricos podemos localizar consumos de agua anómalos en la edificación y emitir alertas a nuestro personal de mantenimiento”, comentó.

 

Datos del PUMAGUA-UNAM indican que en promedio se ha logrado disminuir en 25 por ciento las fugas de agua con los medidores volumétricos de última generación.

 

El doctor agregó que además esperan implementar un laboratorio de uso del agua para realizar investigaciones dentro del programa de licenciatura en agua de la UABCS y de esta forma generar profesionales capacitados en el uso de esta tecnología.

 

La UABCS ha instalado el sistema en 70 por ciento de su infraestructura hidráulica y espera este año concluirlo en el 100 por ciento de sus edificaciones.

 

Tecnología para un futuro sustentable

 

El coordinador del programa de Agua y Ciudad de la Sociedad de Historia Natural Niparajá, A. C., Gabriel Patrón Coppel, comentó que los datos que se recaben del consumo de agua en el campus se podrán aplicar para determinar hábitos de uso del agua con aplicaciones en el diseño de campañas de concienciación social. 

 

“En el tema de investigación, una vez que tengamos todos los datos de ¿dónde están las fugas?, ¿cuáles son los edificios que utilizan más el agua?, ¿a qué hora se utiliza más? Tú puedes ver todos estos patrones de gráficas y determinar, por ejemplo, hábitos de consumo, que se pueden aplicar en campañas de concienciación e incidir de manera focalizada”, explicó. 

 

El maestro en ciencias y especialista en agua agregó que la tecnología estará disponible para los estudiantes de la licenciatura en agua, con el objetivo de formar profesionales capacitados para la gestión e implementación de los sistemas automatizados.

 

“Lo que aspiramos nosotros es que los alumnos puedan manipular estos aparatos, la empresa proveedora va a donar tres medidores para armar y desarmar, para el tema de mantenimiento y saber cómo funcionan. Si los alumnos los saben utilizar, en un futuro podrían gestionar la implementación de estos aparatos en otros sitios”.

 

El sistema tecnológico fue diseñado por el Programa de Manejo, Uso y Reúso del Agua de la UNAM, quienes además realizaron una evaluación de la calidad del agua e instalaciones hidráulicas de la UABCS.

UNAM fabricará su séptimo prototipo de Fórmula 1

El reto de la escudería estudiantil Motorsports, de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), es construir su próximo vehículo de carreras de Fórmula 1 y sustituir las partes metálicas por nuevos polímeros, que adecuados al diseño permitan alcanzar una mayor velocidad en pista y reducir su peso total a 205 kilogramos.

Con ese fin ha conjuntado a cinco ramas de la ingeniería: mecánica, mecatrónica, industrial eléctrica, electrónica y computación. Así, busca llegar al mejor diseño automotriz que integre sus sistemas, además de la adquisición de datos, telemetría y ergonomía del nuevo vehículo, comentó Daniel Alonso, capitán de la escudería universitaria.

El cambio de los materiales y la adición de un motor Yamaha R6 de motocicleta, son las estrategias de los integrantes del equipo de la Facultad de Ingeniería para competir y lograr una mejor posición en el certamen internacional Fórmula SAE, que se celebra cada año en Lincoln, Nebraska, Estados Unidos.

La escudería Motorsports que anualmente se renueva por estudiantes de ingeniería, tiene como objetivo fabricar el séptimo auto del equipo con un nuevo diseño y tecnología que supere en velocidad y estabilidad a los seis coches construidos con anterioridad.

Al hacer un análisis comparativo, expuso el alumno de ingeniería mecánica, la desventaja de los vehículos de Motorsports que ha observado en los seis años de competencia en la Fórmula SAE, es la materia prima con la cual fabrican el vehículo, ya que los equipos estadounidenses utilizan fibra de carbono, titanio o de magnesio para el chasis, lo que deriva en un peso total de 160 kilogramos, mientras que el auto actual de la UNAM es de acero y pesa 212.

“Además de participar en la competición internacional, el objetivo de construir un automóvil prototipo de Fórmula 1 es venderlo, ya sea a empresas que puedan fabricarlo en serie o para clientes que gustan correr vehículos de este tipo”, expuso el miembro del equipo universitario.

Es por ello que uno de los puntos de la competencia es presentar un plan de negocios, que incluya la revisión de costos, materiales y su productividad, los cuales son respaldados con pruebas estáticas, de aceleración y la justificación del diseño.

Cada que un vehículo es terminado, detalló el capitán, se presenta a posibles clientes, junto con el reporte de la evaluación, donde viene la información general, como la aceleración (80 kilómetros por hora), la dinámica y el comportamiento del coche en las curvas de las pistas, así como su resistencia a choques y la velocidad máxima a la que corre.

Asimismo, para el armado de los vehículos la escudería utiliza las máquinas ubicadas en la Facultad de Ingeniería y las del Centro de Investigaciones en Diseño Industrial (CIDI). Sin embargo, a pesar de que la escudería no gasta en equipos, deben buscar patrocinadores porque el presupuesto para construir el vehículo es de 400 mil pesos. 

Flat Kingdom, videojuego mexicano en el mercado global

 

Mérida, Yucatán. 29 de septiembre de 2015 (Agencia Informativa Conacyt).- Flat Kingdom es el primer videojuego desarrollado por un equipo yucateco en llegar a Steam, una de las plataformas de venta digital de videojuegos más importantes del mundo en la actualidad, donde estará disponible para su descarga en PC y Mac a principios de noviembre.

 

“Queríamos hacer un juego sin violencia gráfica que mostrara las nuevas tecnologías aplicadas a lo que son los juegos 2D, ahora casi todos los juegos están en 3D y pensamos desarrollar esta idea como una especie de analogía de lo 2D contra lo 3D”, comentó Gerardo García Rodríguez, cofundador de Fat Panda, estudio creador de Flat Kingdom. 

 

El personaje principal es Flat,  un outline —o línea blanca geométrica— que combate contra una dimensión 3D. Una de las influencias principales fue el libro Flatland: A Romance of Many Dimensions del autor Edwin Abbott Abbott, en que se aborda el tema de los conflictos entre dimensiones.

 

Después de ver el documental sobre realización de videojuegos Indie Game: The Movie, Gerardo García, Gustavo Monforte Herrero y Enrique Xacur Salvatierra, socios de Fat Panda, se convencieron de que era posible desarrollar su propia idea para un juego, siendo este el primer paso que cristalizaría en la decisión de emprender el proyecto, tras discutir ideas de muchos videojuegos y conformar un equipo creativo en la ciudad de Mérida.

 

La primera etapa fue impulsada por el departamento Incubatics del Consejo de Ciencia, Innovación y Tecnología del Estado de Yucatán (Conciytey) para apoyo a empresas de tecnología e información. Más tarde el proyecto participó en Reto Emprendedor, patrocinado por el gobierno del estado de Yucatán y la iniciativa privada.

 

En marzo de 2015 Game Starter, incubadora y fondeadora de videojuegos a nivel Latinoamérica, seleccionó el proyecto entre 120 equipos, era la primera participación de un equipo de Yucatán. La incubación consistió en laborar en las oficinas de la empresa en la ciudad de Monterrey —donde actualmente radican— y recibir mentoría para realizar el proyecto en tiempo y forma con la mejor calidad posible, sin preocuparse del área de financiación.

 

Concepto e historia

 

Miles de años atrás imperaba el caos en el mundo y para mantener el orden un alquimista creó unas gemas. En el presente, el Rey Cuadrado convoca a Flat para destinarle una misión: salvar a la princesa Tri, quien fue secuestrada por Hex, un villano poderoso que desea obtener las gemas distribuidas en todos los mundos para hacerlos colapsar.

 

De conseguirlo, el caos 3D destruirá la dimensión 2D, por lo que Flat debe pasar por cuatro mundos inspirados en diversas mitologías: Flatsgard (la mitología nórdica), Flatztecatl (mundo azteca), Flatlantis (Atlántida del mundo griego) y Flatforest (mundo medieval), con el objetivo de detener al ladrón antes de que este consiga las gemas.

 

Todos los personajes del juego son figuras geométricas que toman diferentes formas y personalidades: Flat es un héroe silente, Tri es una princesa valiente y Hex es un fuerte villano. El director lo describe como una experiencia de reto en la resolución de acertijos, en la que se pierde mucho y se obtiene una gran satisfacción al ganar.

 

¿Cuál es el objetivo de Hex? ¿Por qué secuestró a la princesa? Son algunas de las preguntas que deben responderse en una aventura sonorizada por un soundtrack de 12 temas compuesto por Manami Matsumae, compositora del conocido videojuego Mega Man. Las hojas de un diario anónimo que narra una aventura transcurrida tiempo atrás plantean nuevas preguntas que se resuelven al final del juego.

 

"Aunque el juego parece sencillo, tiene una historia que puede compararse con películas de Pixar en cuanto a la profundidad psicológica que relaciona a los personajes, y posee un final con giros inesperados que puede llegar a ser emotivo para mucha gente", comentó García Rodríguez, quien también funge como director general del proyecto y se especializa en el arte.

 

Diseño y programación

 

El estilo flat design, con predominancia de colores planos, texturas artesanales y arte vectorial fino, ha sido desarrollado por el artista conceptual José Acosta Calva, egresado de la licenciatura en Diseño Gráfico por la Universidad Mesoamericana de San Agustín (UMSA), El estilo flat design, con predominancia de colores planos, texturas artesanales y arte vectorial fino, ha sido desarrollado por el artista conceptual José Acosta Calva, egresado de la licenciatura en Diseño Gráfico por la Universidad Mesoamericana de San Agustín (UMSA), quien crea la mayor parte de escenarios y personajes. También ha contado con la participación de los diseñadores Hernán Ojeda en el diseño de interfaces y Jorge Soberanos en el diseño de escenarios.

 

Al principio se propuso desarrollar gran parte de las gráficas del juego en 3D, pero los 15 gigas que pesaría lo harían poco práctico para su descarga, además de que requería de muchos artistas 3D. Finalmente, 90 por ciento del arte se desarrolló en 2D con ciertos detalles en 3D, como las extremidades de los jefes, elementos distribuidos en los escenarios y un efecto inventado por ellos en el que todo lo 2D se vuelve 3D por un momento para hacer lucir el mundo.

 

El juego se desarrolló en lenguaje de programación C Sharp. Para la programación se probó primero con motores de juego como Construct 2 y Game Salad, pero se realizó finalmente en Unity 3D.

 

“Muchos de los juegos que se usan en consolas de la nueva generación son hechos en Unity 3D precisamente porque te permite mezclar 2D con 3D de una forma muy interesante, es una plataforma más robusta y flexible”, comentó el director.

 

El departamento de programación está a cargo de Gustavo Monforte, quien estudia Ingeniería Industrial en la Universidad del Valle de México (UVM), con la colaboración de José Maldonado y Wilhem Bates, ingenieros en software por la Universidad Autónoma de Yucatán (Uady).

 

Sergio Ortiz, licenciado en Comunicación por la Universidad Anáhuac, se encarga de la animación de los personajes, el diseño de storyboards, la escritura y la redacción de diálogos.

 

Distribución

 

Los medios digitales han sido la principal estrategia de distribución. La tienda Steam tendrá disponible el juego para su descarga y se espera tenerlo próximamente en la App Store. Según el éxito obtenido en la venta digital, se planeará la estrategia para desarrollo de ports para consolas.

 

El público meta está en Monterrey, ciudad de México, Estados Unidos y Canadá. De acuerdo con la experiencia del cofundador, la gente joven entre 20 y 30 años y el público infantil entre 8 y 12 años son quienes tienen mayor preferencia por Flat Kingdom.

 

En relación al contexto de la industria de los videojuegos, García Rodríguez señala que es complejo debido a que, en términos generales, aún no se consolida una industria en la que exista un ciclo empresarial de desarrollo, venta y reinversión en nuevos productos que generen más trabajo y oportunidades, como es el caso de las industrias norteamericanas, europeas y japonesas.

 

"En el país, las ciudades con mayor desarrollo tecnológico en videojuegos son Guadalajara y Monterrey; en la ciudad de Mérida destacan los estudios Mero Studios, Kimbomba Games y RCA Games. Para que la industria se formalice es necesario que se hagan más proyectos, se regulen las licencias de personajes y que se vea como una opción laboral en el futuro porque es un mercado muy grande a nivel global", comentó García Rodríguez.

Impulsa UNAM tecnologías de inclusión para personas con discapacidad

México, DF. 23 de septiembre de 2015.- En México, 6.6 por ciento de la población total (alrededor de siete millones 751 mil 677 personas) tiene alguna discapacidad que le impide caminar, ver, escuchar, hablar o comunicarse, poner atención o aprender, atender el cuidado personal y mental, revela la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares (ENIGH) 2012.

 

Con el propósito de proveerlas de alternativas que favorezcan su inclusión social bajo una perspectiva de derechos humanos, alumnas de maestría en Diseño Industrial de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) desarrollan tecnologías que les faciliten la movilidad o terapias de ejercicio. A la par, otras estudiantes proponen la implementación de protocolos para evaluar su accesibilidad a espacios públicos e investigan las áreas del diseño dirigidas a los adultos mayores.

Ellas son Wendy Cruz Fabián, Anabel Martínez Delgado, Patricia Landeta González y Ana Arredondo Betancourt, quienes participan en el Seminario de Intercambio Académico sobre Discapacidad, que organiza el Programa Universitario de Derechos Humanos (PUDH) de la UNAM.

 

En sus proyectos de posgrado, estas jóvenes plantean soluciones a las problemáticas diarias que enfrentan las personas con discapacidad, las cuales son difundidas en sinergia con la doctora Patricia Brogna, responsable del seminario y que, junto con el equipo del PUDH, trabaja por un cambio de paradigma sobre la discapacidad para que no sea entendida como una cuestión médica e individual sino social y de derechos humanos; para que en ese sentido la tecnología sea una herramienta que les permita superar ciertas barreras.

 

Movilidad

 

Los datos de la ENIGH 2012 revelan que los problemas para caminar son el tipo de discapacidad de mayor presencia en México, pues constituye 57.5 por ciento. Al reconocer las dificultades de familiares o cuidadores de personas con discapacidad motriz para trasladarlos, Wendy Cruz Fabián decidió desarrollar un aparato ergonómico y ligero, que incluso sea de bajo costo.

 

Refiere que su proyecto de maestría surgió de la clase de diseño incluyente cuando el profesor les mostró un video donde un adulto mayor trasladaba por sí mismo a su nieto con parálisis cerebral, sin ayuda de silla de ruedas o algún otro aparato mecánico.

 

En el mercado existen diversos modelos de asistencia en estas tareas, pero Wendy indica que son estorbosos, pesan demasiado y muchos no pueden utilizarse en el transporte público; además de que son costosos y por lo tanto inaccesibles para los sectores de escasos recursos.

 

Dada su experiencia laboral en la industria metalmecánica, Cruz Fabián decide hacer sus estudios de posgrado en Diseño Industrial a fin de especializarse en ergonomía para brindar soluciones adecuadas a las personas con discapacidad.

 

Parte de su proyecto de investigación consiste en analizar los productos existentes, de los cuales retoma características para integrarlas en un nuevo diseño. Su meta es conseguir una ayuda mecánica útil y de bajo costo.

 

“Estoy en el proceso de desarrollo y análisis de materiales ligeros, resistentes y económicos que pueda incorporar al equipo. Pretendo que sea accesible para la mayor parte de la población, especialmente para los sectores de escasos recursos”, señala.

 

Además, las líneas que ya trabaja se centran en diseñar un prototipo de dimensiones similares a una silla de ruedas, debido al común de los espacios habitacionales que son reducidos.

 

Electroestimulación

 

Proveniente de Ciudad Juárez, Chihuahua, Anabel Martínez Delgado estudia el tercer semestre de la maestría en Diseño Industrial en la Facultad de Arquitectura de la UNAM. Como parte de su investigación propone una alternativa de terapia por medio de un aparato de ejercicios por electroestimulación.

 

“Quiero aportar algo para poder ayudar a las personas con discapacidad. Me gustaría desarrollar productos que sean para ellos, que se sientan libres y seguros para usarlos, sin que tengan que depender de terceros, que ejerciten sus miembros superiores e inferiores, que sea de una manera pasiva”, indica.

 

El aparato que diseña tendrá la característica de poder adaptarse a personas de cualquier edad, debido a que podrá ajustarse de acuerdo a la talla y peso de quien lo utilice; en tanto que está pensado construirse con metales y plásticos resistentes.

 

Hasta ahora, la egresada de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez ha realizado investigación de anatomía, fisiología, antropometría y biomecánica de personas con discapacidad.

 

“Estoy en el bocetaje para llegar a costos y poder tener un prototipo. Estamos buscando apoyo porque es un aparato que sí va a ser costoso porque involucra la electroestimulación”, añade.

 

Investigación e inclusión

 

Con la experiencia que le dejó trabajar en el diseño de objetos electorales dirigidos a personas con alguna discapacidad, Patricia Landeta González enfoca su trabajo de posgrado en evaluar productos de uso cotidiano enfocados a espacios públicos, a fin de medir el grado de accesibilidad para gente ciega, sorda o con dificultad motriz.

 

Detalla que formó parte del equipo que desarrolló material electoral con perspectiva de inclusión, como urnas electorales más amplias para el uso de personas en sillas de ruedas, sellos para marcar el voto de quienes no pueden hacerlo a través de su huella digital y mascarillas braille dirigidas a débiles visuales, a fin de que puedan sufragar sin el apoyo de una tercera persona.

 

Ahora, en sus estudios de maestría, Landeta González pretende aportar conocimientos que sean utilizados como una metodología de diseño enfocada además a personas con discapacidad intelectual.

 

“Cualquier persona tiene derecho a estar en cualquier espacio público, desde una mesa y una silla hasta usar un directorio electrónico. Queremos evaluar el grado de accesibilidad de todos los productos y mi idea es que a partir de esto se pueda utilizar como una metodología de diseño”, asevera.

 

Lo inmediato en su investigación es hacer recorridos por distintos espacios públicos en compañía de personas ciegas, sordas y con discapacidades motrices para que, con su ayuda, se puedan identificar los puntos básicos y las barreras físicas, a fin de plantear propuestas para corregirlas.

 

Adultos mayores

 

De acuerdo con la ENIGH 2012, la tercera edad representa el grueso de las personas con discapacidad en nuestro país, pues de cada 100 adultos mayores, 31 reporta alguna discapacidad.

 

En tanto, proyecciones del Consejo Nacional de Población (Conapo) refieren que el proceso de envejecimiento demográfico de México no es reversible, ya que las generaciones más numerosas (las nacidas entre 1960 y 1980) ingresarán al grupo de los 60 años y más a partir de 2020, lo que significa que será un país con una población mayoritariamente de adultos mayores.

 

Enfocada en la tendencia de las cifras poblacionales, Ana Arredondo Betancourt centra su investigación en alternativas para mejorar la calidad de vida de los adultos mayores a través del diseño industrial, especialmente en el área ergonómica; por ello analiza trabajos orientados a residenciales geriátricos, la educación del adulto mayor, el trabajo en edades longevas o el acercamiento de los adultos mayores a las nuevas tecnologías.

 

Así, indaga en las propuestas de diseño de espacios y objetos con los que el adulto mayor interactúa en su vida diaria, y toma como referencia las experiencias de países como Alemania, Japón y Uruguay, que ya trabajan en estrategias sobre el envejecimiento activo y el envejecimiento saludable vistos desde la geriatría, la sociología, la psicología y la antropología.

 

“Mi propuesta es hacer todo un análisis integral y realizar una observación-participante donde yo como diseñadora me pongo en el lugar del adulto mayor en situaciones de su vida cotidiana a través de un ageing suit (traje de envejecimiento)”, dice.

 

Subraya que este experimento lo retomó de la diseñadora industrial Patricia Moore, quien lo realizó en la década de los años 70, con el que se simulan las características de un adulto mayor.

 

Actualmente, Arredondo Betancourt lleva a cabo el ageing suit y solicita el apoyo de diversas instituciones para la creación del traje, debido a que equipos de este tipo superan el costo de mil 500 euros en Alemania o Reino Unido.

 

Perspectiva de derechos humanos

 

El Seminario de Intercambio Académico sobre Discapacidad del PUDH abre un espacio a los trabajos de diversas disciplinas que se realizan en torno a la discapacidad, dentro y fuera de la universidad, en temas de investigación, docencia y gestión de las necesidades de este sector de la población. Una de las áreas que aborda es la relacionada con las tecnologías dirigidas a personas con discapacidad.

 

A cargo de Patricia Brogna, el seminario —que se organiza con regularidad— surgió del “Diagnóstico sobre el estado que guarda la atención a la temática de la discapacidad en la UNAM”, realizado en 2013 por el PUDH que tuvo el propósito de conocer y sistematizar las acciones de gestión, docencia, extensión e investigación que se realizan en la UNAM sobre la temática de la discapacidad desde la perspectiva de derechos humanos, así como de proponer una estrategia institucional viable y progresiva con líneas de acción de corto, mediano y largo plazos.

 

La investigadora del PUDH y profesora de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM detalla que a través de esa investigación se identificó que muchas personas trabajaban el tema desde distintas perspectivas, por lo que se decidió abrir un espacio en el que se compartieran experiencias académicas y se promoviera la interacción bajo una perspectiva de derechos humanos.

 

Actualmente, añade, los esfuerzos están dirigidos a ampliar la red con diversas organizaciones de la sociedad civil, dado que los esfuerzos realizados con antelación eran solo con la comunidad universitaria.

Estudian desempeño térmico de materiales para construcción

 

México, DF. 14 de septiembre de 2015 (Agencia Informativa Conacyt).- Luis Efraín Moreles Vázquez, estudiante de doctorado en ingeniería en el área de Arquitectura bioclimática en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), desarrolla una metodología para evaluar numéricamente el desempeño térmico de las envolventes de las edificaciones, como paredes y techo.

 

Esta metodología ayudará a que los arquitectos puedan elegir los materiales más adecuados para la construcción de un edificio o una casa, según las condiciones climáticas de la zona, lo cual podría generar un ahorro de hasta 40 por ciento del consumo de energía eléctrica del hogar o edificio, manifestó el especialista.

 

Esto es importante porque el sector residencial es el tercer consumidor de energía, tanto a nivel nacional como mundial, solo superado por los sectores industrial y de transporte, de acuerdo con el estudio Indicadores de eficiencia energética en el sector residencial, realizado por la Secretaría de Energía (Sener).

 

Dentro del rubro residencial el aire acondicionado y la calefacción son los aparatos que más energía consumen, pues estos representan 44 por ciento del gasto de energía eléctrica del hogar, según información de la Comisión Nacional para el Uso Eficiente de la Energía (Conuee).

 

Ante este panorama la Sener, junto con diversas universidades como la de Sonora, la Autónoma de Tamaulipas, la de Colima, la Autónoma Metropolitana y la UNAM, desarrollaron la plataforma digital Ener-Habitat, en la cual los usuarios pueden comparar el desempeño térmico de sistemas constructivos de techos y muros de la envolvente de una edificación en las condiciones climáticas de las principales ciudades del país.

 

Realizada con el apoyo del Fondo Sectorial Conacyt-Secretaría de Energía-Sustentabilidad Energética, dicha plataforma puede hacer simulaciones numéricas de transferencia de calor dependiente del tiempo, lo que permite considerar el efecto de la masa térmica y no solo de la resistencia térmica de los materiales constructivos, explicó Moreles Vázquez.

 

Detalló que actualmente se concentra en el estudio de unos materiales novedosos denominados de cambio de fase (phase change materials) que permiten utilizar energía solar de manera continua, almacenándola durante el día y liberándola por la noche. Se trata de placas hechas de ceras, parafinas o desechos orgánicos que se encuentran en estado sólido por debajo de cierta temperatura, que generalmente es alrededor de los 20 grados centígrados, y que al absorber energía solar aumentan su temperatura pasando a estado líquido, y de esta manera incrementan la masa térmica de la evolvente de la edificación.

 

“El objetivo de estos materiales es moderar la transferencia de energía del exterior hacia el interior, volviendo confortable la edificación y disminuyendo el uso del aire acondicionado y, por consiguiente, el uso de energía”, señaló.

 

El uso de estos nuevos materiales, que aún no se emplean en México pero que ya se utilizan en algunos países como Francia, Estados Unidos y Alemania, equivale a tener muros masivos como el adobe, pero con un espesor mínimo de aproximadamente cinco milímetros, indicó el ingeniero.

 

No obstante, para obtener el mayor beneficio de estos nuevos materiales y que funcionen de manera óptima, hay que encontrar cuál es el punto de fusión adecuado y realizar un estudio más detallado de propiedades como conductividad térmica, densidad, espesor, e incluso identificar cuál es la mejor ubicación dentro de la envolvente, es decir, al exterior o al interior.

 

La elección de estas propiedades cambia dependiendo de si en la edificación se usará aire acondicionado o no, por lo cual se debe hacer un análisis global de todos los factores que influyen, subrayó.

 

“Lo que hacemos son simulaciones de estas placas en los edificios, y proporcionamos información científica para que en su eventual uso en México se puedan obtener los mayores beneficios y ahorros posibles”.

 

Agregó que muchas veces lo que pasa con las innovaciones que hacen las empresas extranjeras cuando llegan a México es que no obtienen los mismos resultados, debido a factores como el clima y el uso de aire acondicionado.

 

Por ejemplo, “nos dicen que utilicemos aislantes pero no nos dicen que estos son útiles principalmente cuando se cuenta con aire acondicionado, ya que de lo contrario estás convirtiendo tu casa en un horno o en un refrigerador porque no dejas salir ni entrar nada y, como sabemos, en México una buena parte de los hogares no cuenta con aire acondicionado, por eso para los hogares mexicanos es mejor utilizar otro tipo de materiales”, destacó.

 

“Lo que queremos es ayudar a que los usuarios tengan una elección más informada de los materiales que emplearán en la construcción, ya que al estar en un ambiente más confortable trabajas y vives mejor, además de que aumenta tu productividad”.