NOTICIAS DE ÚLTIMA HORA

Desarrollan robot con tecnología 3D

 

 

Oaxaca de Juárez, Oaxaca. 17 de agosto de 2016 (Agencia Informativa Conacyt).- Alumnos de la Universidad Tecnológica de los Valles Centrales de Oaxaca (UTVCO), en colaboración con la empresa Robobrick, fabrican el primer robot mexicano ensamblado con tecnología de impresión (3D). InMoov, como se conoce al robot en construcción, tendrá aplicaciones en terapias de rehabilitación.


Los encargados de diseñar y elaborar el robot son estudiantes de las carreras de mecatrónica y tecnologías de la información pertenecientes a la UTVCO, además de contar con el apoyo de la empresa de robótica Robobrick. El ingeniero Roberto Carlos López Ruiz, director de la empresa, manifestó que la finalidad del proyecto es que los jóvenes tengan una herramienta para practicar y desarrollar algoritmos de programación para la simulación de las actividades humanas como la voz, visión, movimientos e inteligencia artificial.

Los encargados del proyecto señalaron que la singularidad del robot humanoide es que sus piezas son producto de impresiones 3D, además que es el primer humanoide que se diseña y construye en México. El material que utilizan para las impresiones 3D es filamento PLA (poliácido láctico) y lo describen como amigable con el ambiente debido a que es biodegradable; los participantes estiman que la impresión total de las piezas del humanoide llevará alrededor de dos mil horas, con ayuda de ocho impresoras 3D adquiridas por la UTVCO.

Avances en robótica en México

El ingeniero Alfonso Miguel Escobar, director de la carrera de tecnologías de la información en la UTVCO, explicó que se prevé la presentación de InMoov para septiembre. En la primera fase, el robot será capaz de mover sus extremidades reproduciendo los movimientos del cuerpo humano; y en la segunda etapa se trabajará en la configuración y programación.

“Este robot será de gran ayuda para que los estudiantes hagan pruebas y desarrollen conocimientos en el área de robótica. Aunque el robot humanoide es con fines educativos, tenemos el objetivo de que se utilice en terapia de rehabilitación física. Actualmente llevamos 60 por ciento de avance en la construcción del robot, a finales de agosto esperamos tener el ensamble total para continuar con la programación”, detalló Roberto López Ruiz, director de Robobrick.


Robobrick es una empresa creada hace cinco años, dedicada a la robótica educativa y la impresión 3D, y esta constituida por los ingenieros Daniel Reyes López, Marina López Herrera y Roberto López Ruiz. Dentro de sus actividades diarias se encargan de enseñar robótica, electrónica, programación e impresión 3D a niños desde los seis años hasta adultos y universitarios. Los encargados de la empresa de robótica son los encargados de supervisar la creación del robot humanoide, que engloba el ensamble de las impresoras 3D, el proceso de impresión, articulación del robot, configuración y programación.

Además de simular los movimientos del cuerpo humano, el humanoide podrá reconocer objetos a través de un sistema de cámaras web situadas en las cavidades oculares, así como interactuar por medio del habla. Los ingenieros explicaron que los movimientos del robot serán permitidos gracias a la integración de 32 servomotores y un dispositivo Kinect.

El proyecto inició con el nombre de Desarrollo e implementación de robot humanoide impreso en 3D para asistencia fisioterapéutica neuromuscular por medio de reconocimiento de señales biométricas. La tecnología biométrica permite recoger una característica biológica particular por medio de un sensor y la convierte en datos digitales. Ejemplo de ello es el reconocimiento por voz, reconocimiento facial a través de cámaras o sensores de movimiento.

“Su objetivo principal es, una vez terminado, implementarlo en asistencia médica, principalmente en el área de rehabilitación”, precisó Alfonso Miguel Escobar. Las características del robot podrán orientarse a la terapia de rehabilitación particularmente con niños con discapacidad, integrando el robot en terapias motrices o del habla.


Equipo de creativos

Para financiar este proyecto, la UTVCO invirtió 500 mil pesos en materiales de producción y herramientas como las impresoras 3D, con el propósito de promover el uso de la tecnología, así lo manifestó el rector de la institución académica, el maestro Julián Luna Santiago.

Dentro de la universidad, los alumnos cuentan con las asesorías del ingeniero Alfonso Miguel Escobar, quien es director de la carrera de tecnologías de la información (TIC) y el ingeniero Jorge Felipe Pérez Mendoza, director de la carrera de mecatrónica. Asimismo, participan los alumnos de mecatrónica y TIC Alfonso de Jesús Ruiz Hernández, Martín Saúl Méndez Santiago, José Alberto Velasco Navarro, Adalberto Hernández Hernández y Mateo López Rojas.

InMoov será presentado en septiembre y se suma a la lista de innovaciones tecnológicas expuestas por la UTVCO. En abril de este año, la institución llevó a cabo un concurso de robótica denominado Mecabotics, en donde jóvenes de distintas escuelas participaron con robots sumo, los cuales se califican según su programación y movimientos.

Los creadores se muestran optimistas y desean que más jóvenes se integren a proyectos que beneficien el desarrollo tecnológico en el país. “Este proyecto creemos será de gran impulso para el desarrollo de proyectos de robótica, ya que será una gran herramienta para los jóvenes, impulsando así el desarrollo de más proyectos de esta índole en el estado de Oaxaca”, finalizó el ingeniero Roberto López Ruiz.

Analizan futuro de organismos genéticamente modificados en México

 

La Paz, Baja California Sur. 29 de julio de 2016 (Agencia Informativa Conacyt).- En el marco del 2o Foro Nacional de Organismos Genéticamente Modificados (OGM), que se llevó a cabo los días 7 y 8 de julio en el Centro de Investigaciones Biológicas del Noroeste (Cibnor) y el cual tenía por objetivo generar estrategias para una mayor producción y patentamiento de transgénicos, los especialistas compartieron sus ideas, experiencias y retos en el campo de la investigación de los OGM.

Entre las principales conclusiones, sobresale la necesidad de generar una estrecha vinculación entre los centros de investigación y el sector privado para desarrollar OGM con una visión hacia su aplicación y de esta forma asegurar un producto útil y de potencial patentamiento.

Destacaron que aumentar la cultura al patentamiento y los métodos para el desarrollo de transgénicos con mayor potencial de patente, son algunos de los grandes retos que enfrenta la industria de los transgénicos en el país.

“Es fundamental una asociación temprana con un productor, con un potencial usuario de la patente, el investigador no debe de hacer todo, sino que debe de buscar asociaciones para el desarrollo de un producto”, mencionó el doctor Reynaldo Ariel Álvarez Morales, investigador del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav) del Instituto Politécnico Nacional (IPN) y miembro nivel II del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

“Es necesario un esquema en el que nosotros pretendemos generar investigación básica para innovar, a partir de esta información que se genera, en un producto de interés utilitario, por ejemplo, una nueva variedad de organismos que ayuden al área agrícola, para esto tenemos que empezar a probar nuestro concepto en campo, para poder confirmar que ofrece las nuevas características que habíamos previsto y, entonces, buscar gente interesada en trabajar el producto final. Es el productor el que deberá gestionar la patente, por supuesto reconociendo la generación de la idea del concepto por parte de las instituciones e investigadores, en este modelo existe la certeza de que hay alguien que va a beneficiarse de la patente”, detalló el doctor Álvarez Morales.

Los científicos señalaron que es fundamental tener la certeza de la utilidad y posterior comercialización del producto o licenciamiento del gen desarrollado y, de esta forma, precisamente evitar el uso de fragmentos de ADN (ácido desoxirribonucleico) de otras patentes o que no están permitidos en México durante el análisis de riesgo de un transgénico, el cual es necesario para la autorización y liberación del OGM, permiso que corresponde emitir a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) o, en su caso, a la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa).


Una Ley de Bioseguridad más flexible

De igual forma, precisaron, para lograr un mayor desarrollo de investigaciones relacionadas con los transgénicos es necesario mejorar las condiciones de la Ley de Bioseguridad para el desarrollo de los OGM, procurando normativas de mayor accesibilidad y flexibilidad a nuevas investigaciones en pro de la seguridad alimentaria del país.


“Los OGM están regulados por la Ley de Bioseguridad y es una ley muy compleja, nosotros tenemos que reunir más de cien descripciones técnicas de nuestros productos para que estos puedan ser evaluados y aprobados a través de tres siembras; una experimental, una piloto y posteriormente varias siembras experimentales”, mencionó la doctora Beatriz Xoconostle Cázares, investigadora del Cinvestav y miembro nivel II del SNI del Conacyt.

“Esto hace que el desarrollo de un material biotecnológico se atrase sustancialmente comparado con otros productos que dan los mismos resultados pero no siguen la Ley de Bioseguridad, quizá pudiéramos nosotros, al hacer la ley más flexible o entender que debe tratarse caso por caso, dar prioridad a los productos de mayor relevancia y poder atenderlos en un tiempo más oportuno, a seguir la muy tortuosa Ley de Bioseguridad que nos pudiera tomar en promedio diez años para la autorización de una patente”, detalló la doctora Xoconostle Cázares.


La aceptación de los OGM para la seguridad alimentaria

El desarrollo del campo de los OGM además enfrenta una serie de mitos que desvirtualiza los beneficios que proveen los transgénicos, como mayor producción de cultivos agrícolas con cualidades mejoradas específicamente para cada región del país. Entre los mitos destacan supuestos daños al ambiente y la salud humana; no obstante, afirman los científicos, durante alrededor de veinte años de investigaciones no se han comprobado.

“Afortunadamente se ha demostrado con bases científicas bastante información que prueba que los transgénicos en diferentes ámbitos no son un riesgo para el ambiente o el ser humano. Sin embargo, uno de los motivos del foro es enseñarnos, a los científicos, que todo se debe de evaluar como una parte fundamental de un producto que se quiere desarrollar”, mencionó la doctora Gracia Alicia Gómez Anduro, investigadora del Cibnor y miembro nivel I del SNI del Conacyt.


“Un reto real es la aceptación (de los OGM), la cual podemos lograr de una manera expedita si en los foros como estos comunicamos cuáles son todos los beneficios de los OGM, elementos a nuestro favor, como que son desarrollos nacionales en los cuales no tenemos inversión de entidades extranjeras o particulares que pudieran generar un sesgo en cuanto a producción, si nosotros conjuntamos esto, pensamos que los retos son salvables”, mencionó la doctora Xoconostle Cázares.

Durante el foro, la doctora Beatriz Xoconostle Cázares compartió su experiencia con el desarrollo de cultivos de frijol, maíz y cítricos genéticamente mejorados e indicó que es fundamental plantear las necesidades en agricultura para cada región del país y, de esta forma, generar investigaciones para el mejoramiento genético de organismos que potencien la producción alimentaria del país.

Precisó, por ejemplo, que zonas áridas, como en el noroeste del país, son regiones con un gran potencial para la experimentación y posterior producción de cultivos como algodón, diversas hortalizas y cítricos.

Por su parte, el doctor Álvarez Morales concluyó que es necesario impulsar una voluntad política para el desarrollo de los OGM, los cuales calificó como una nueva forma de agricultura de precisión.

“En México, hemos tenido desafortunadamente una serie de cuestiones de índole política de percepción que no nos han dejado desarrollarnos como hubiéramos querido; tuvimos una moratoria no oficial de diez años que se levantó en el 2010; tenemos cuestiones legales, una serie de impedimentos por los cuales no hemos podido generar productos nuestros que están en el campo. A pesar de que tenemos la capacidad humana, la infraestructura, las leyes y la reglamentación, en buena medida hace falta voluntad política y hace falta también que se entienda mejor que estos organismos no son más que la nueva etapa en la evolución natural de los procesos de obtención de variedades, es una forma de fitomejoramiento, es una nueva forma de hacer lo que Norman Borlaug, el padre de la revolución verde, definió como agricultura de precisión”, finalizó el doctor Álvarez Morales.

Con tecnología, emprendedores buscan atacar rezago económico en comunidades rurales

*Los integrantes de ‘Conectados’ implementan tecnologías de la información y comunicación para hacer justo el intermediarismo en las actividades agropecuarias


La falta de acceso a internet genera exclusión digital que se convierte en desigualdad económica y de desarrollo social. Por ello estudiantes del Instituto de Energías Renovables (IER) de la UNAM, fundaron el proyecto Conectados, con el que crean, desarrollan y difunden contenidos innovadores que ayudan al crecimiento social y económico de comunidades rurales en México a través de herramientas digitales.

El primer paso para potenciar estas capacidades productivas de las comunidades, es a través del internet, por ello desarrollaron la aplicación móvil Camponet, enfocada al ecosistema agropecuario, es decir en la cadena de productor, proveedor y consumidor. El objetivo es ayudar a impulsar la comercialización colectiva, justa y sostenible.

El ciclo virtuoso inicia con la descarga gratuita de Camponet en un dispositivo móvil, ahí el productor agropecuario puede ofertar sus productos a la red de usuarios, visualiza los artículos más demandados por los potenciales clientes, como restaurantes o tiendas. Además cuenta con una red de proveedores de insumos y servicios agropecuarios. “Usando un smartphone e Internet, Camponet conecta a los actores involucrados en las actividades agropecuarias, con el fin de optimizar sus procesos de comercialización y potenciar sus capacidades productivas”, detalló Néstor Ortiz Rodríguez, integrante del equipo Conectados.

De esta forma, el equipo multidisciplinario crea y distribuye contenidos innovadores que permitan potenciar las capacidades productivas y de comercialización de las personas, esto generará un impacto social y económico con el impulso a la riqueza local y el aumento a los ingresos.

“El 95 por ciento de las unidades de producción agropecuarias del país cuentan con un teléfono celular, de los cuales aproximadamente el 60 por ciento son smartphone. Tras estudios nos percatamos que ofrecer internet no generaba ningún valor agregado a los productores, si en la conectividad no había contenidos digitales que les permitieran potenciar sus actividades productivas y económicas, por eso desarrollamos la aplicación.

Queremos atacar el rezago económico de las comunidades marginadas por falta de una mala distribución de ingresos, la falta de oportunidad y, sobretodo, el aislamiento tecnológico”, enfatizó Néstor Ortíz, también Ingeniero Químico.

Conectados busca la innovación constante a través de soluciones e ideas que satisfagan los requerimientos de la comunidad, por ello, a la par pretenden ofrecer acceso a internet a las comunidades rurales.

“Como emprendedores jóvenes buscamos un mejor país impactando en las personas más vulnerables. Con Conectados queremos que todos los mexicanos puedan tener acceso al usos de herramientas digitales a través de internet”, finalizó Ortiz Rodríguez. (Agencia ID)

Detectan astrónomos futuro combustible en nebulosa planetaria de nuestra galaxia

El helio-3 es un gas que, en la Tierra, tiene el potencial de ser utilizado en el futuro como combustible en plantas de energía de fusión nuclear, y es crucial para el uso en técnicas de criogenia y de imagen médica.

Se trata de un gas estable, no radioactivo, pero sí muy raro de encontrar en nuestro planeta; su presencia en estado natural es casi nula. Por ello, la mayor parte debe fabricarse en laboratorios a un gran costo, y alcanza un precio de cuatro o cinco mil dólares el litro.

Ahora, un equipo de científicos de Inglaterra, España y México, con la participación de Christophe Morisset, del Instituto de Astronomía (IA) de la UNAM, detectó y calculó en la nebulosa planetaria IC418, mejor conocida como Espirógrafo (a cuatro mil años luz de distancia), una cantidad inesperadamente alta de ese gas, casi 500 veces superior a su porcentaje relativo en nuestro mundo, y varias veces más alto que cualquiera de los modelos estelares conocidos.
El descubrimiento, realizado con un gran radiotelescopio de 70 metros, ubicado en Madrid, podría ayudar a los científicos a comprender más sobre la historia de este elemento.

Pero no sólo eso, también contribuiría a entender mejor cómo evolucionan las estrellas. “Sabemos la historia a gran escala, pero no estamos totalmente seguros de lo que pasa con las reacciones nucleares que ocurren en ellas. Aún nos falta entender, bien a bien, cómo funciona nuestro Sol”, subrayó.

Helio-3, combustible espacial

El helio-3 (He-3 o 3He) es un isótopo ligero del elemento químico helio. Es decir, el helión, o núcleo de su átomo, está constituido por dos protones y un solo neutrón, en contraste con el helio ordinario (helio-4), que tiene dos neutrones, explicó el científico.

La única manera de obtenerlo es mediante la desintegración del tritio, un isótopo natural del hidrógeno, pero que también se produce en la industria nuclear militar. “También se usa en medicina, por ejemplo, para estudios en los pulmones, y en personas con cáncer o asma”.

Una aplicación futura y de largo plazo podría ser utilizar He-3 para producir energía que se transforme en electricidad mediante la fusión con deuterio, otro isótopo del hidrógeno. Dicha fuente de luz sería bastante eficiente y no contaminante.

Por su interés, desde hace algunos años gobiernos como los de Rusia, Estados Unidos, China y la India han decidido investigar dónde se encuentra el helio-3. “Ahí entra la astronomía; su presencia se ha detectado en la Luna”.

El 3He, acotó Morisset, se genera en estrellas como nuestro Sol, es decir, de baja masa, entre una y dos veces su tamaño. Al final de la vida de esos soles, la mayor parte de su materia y el gas que producen son expulsados y forman una nebulosa planetaria; al centro queda la llamada enana blanca, que es una estrella chiquita, poco masiva y bastante caliente.

En el caso de nuestro Sol, “brilla porque en su centro se presentan reacciones nucleares, y uno de los productos de esa nucleosíntesis es el He-3, que es arrastrado hacia el medio interplanetario, con ayuda del viento solar”, expuso el universitario.

Por suerte para nosotros, resaltó, este viento no nos toca directamente en la Tierra, protegida por su campo magnético y su atmósfera. Pero en la Luna, donde no existen esas “protecciones”, sí impacta y ha dejado en la superficie millones de toneladas del preciado gas.

Algunos países ya han mostrado su interés para extraerlo, lo que podría desencadenar una nueva carrera espacial. Hace dos años los rusos anunciaron que enviarían un robot, y que a partir del 2020 o 2022 habría “minas” de helio-3 en nuestro satélite. Hacia allá se encaminan los esfuerzos por producir energía más limpia. Y sería costeable viajar hasta la Luna porque con sólo 200 toneladas se podría producir energía para EU y Europa durante un año.

Descubrimiento

El He-3, expuso el universitario, no se puede ver en el espectro óptico y, en consecuencia, con cámaras clásicas como el Telescopio Hubble. Emite y se ve en ondas de radio. “Las nebulosas planetarias emiten radiofrecuencias, lo mismo que la ‘firma’ espectroscópica de ese gas”.

Lo mejor cuando uno hace investigación, es comprobar con la observación que los cálculos son correctos. Es lo que hicieron los colegas de Manchester, encabezados por Lizette Guzmán-Ramírez, una mexicana que realizó su maestría en el Instituto de Radioastronomía y Astrofísica de la UNAM, en Morelia.

Con una antena muy grande, de 70 metros de diámetro, a las afueras de Madrid, operada por la NASA, apuntaron a IC418 y descubrieron una línea de emisión de 3He.

“A partir de ese momento me contactaron. Ya había trabajado con Lizette en otros estudios de distancia y velocidad de expansión del gas de nebulosas. Querían que ayudara a calcular la cantidad de helio 3 y 4 en Espirógrafo”, rememoró.

El resultado fue impactante: “teníamos una estimación de lo que se podría encontrar en esa nebulosa, y al final nos llevamos la sorpresa de que se observa tres o cuatro veces más de lo que se esperaba”. Los resultados han sido publicados en una revista de impacto internacional, la de la Sociedad Real Astronómica de Inglaterra.

Aunque por el momento no entendemos bien lo que pasa, porque nuestros resultados no cuadran con los modelos hechos por otros colegas que hacen cálculos de la evolución estelar. El problema está abierto, reconoció. “Podría ser que el objeto que decidimos observar es una excepción y tiene más helio-3 que los demás, o que la teoría esté equivocada”.

De nuestro lado, finalizó Christophe Morisset, intentaremos hacer otras observaciones, desde otros radiotelescopios en Australia o África del sur.

Analizan parásito que afecta bovinos

 

El Llano, Aguascalientes. 30 de junio de 2016 (Agencia Informativa Conacyt).- Cecilia Rodríguez Campos, estudiante de la maestría en ciencias en biotecnología agropecuaria en el Instituto Teacnológico El Llano, elabora un estudio sobre la criptosporidiosis, enfermedad que afecta principalmente becerros neonatos, provocándoles varios síntomas, como deshidratación y diarrea, trayendo consecuencias tan graves como el deceso del animal. Al respecto, comentó que el propósito es entender el comportamiento de este padecimiento y reducir su impacto económico, debido a que provoca una baja en la tasa de reemplazo de los bovinos.

“Se seleccionó un grupo de animales, dentro de los cuales se les dio un seguimiento, se estuvo muestreando una vez por semana, se les hacían copros y se hacían unas tinciones (…) Obtuvimos como resultado una prevalencia de 54 por ciento en animales de los dos a los 20 días de edad”, explicó.

Rodríguez Campos detalló que se ha detectado que el parásito de nombre Cryptosporidium, el cual provoca esta enfermedad, tiene una mayor prevalencia y causa más daño al bovino durante el primer mes de vida del animal, de los dos a los 30 días es cuando el animal es más vulnerable.

“Se vio cómo se va presentando la criptosporidiosis, cuándo comienzan a afectarse los animales y cómo va evolucionando esta infección durante el primer mes de vida, lo cual ayudará a tomar medidas para cuando nuestros animales estén enfermos, o antes de que los animales contraigan la enfermedad, para ver cómo podemos controlar la enfermedad y los síntomas que tiene”.

Para concluir, la estudiante de la maestría en ciencias en biotecnología agropecuaria en el Instituto Tecnológico El Llano comentó que la principal recomendación es un buen manejo de higiene en los hatos: que las corraletas estén limpias y libres de heces, que su comida no esté contaminada por la presencia de moscas; asimismo, que obtengan el calostro (la primera leche) al nacer, para que puedan tener defensas que se conocen como inmunoglobulinas, y queden así protegidos contra una parasitosis y diferentes enfermedades. Además, si se identifican becerros con diarrea y que además resultan positivos a la presencia de Cryptosporidium, separarlos del resto de los animales para poder tener un mejor control.

Por su parte, Irene Vitela Mendoza y Carlos Cruz Vázquez, profesores investigadores y tutores de este proyecto, manifestaron que el siguiente paso es realizar un estudio de genotipificación por biología molecular, para identificar las especies de parásitos que afectan el ganado, y entonces proponer medidas de prevención con base en higiene, pues no existe un tratamiento farmacológico ni tampoco una vacuna que ayude a prevenir la aparición de la criptosporidiosis, entonces es muy importante detectar cuándo están en riesgo las becerros.