Nada que celebrar en combate a la pobreza

La semana pasada el Coneval presentó los resultados del estudio de pobreza en México en 2016, basado en la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares (ENIGH) 2016, realizada por el INEGI. El primero en congratularse con lo mostrado fue el gobierno federal, porque, como era de esperarse, agarraron los números que más les convenían y los presumieron en el Quinto Informe de Gobierno de Enrique Peña Nieto.

¿Qué fue lo que se presumió? Que la pobreza se redujo de manera importante en México, y pues sí, pero no. En los datos presentados por Coneval, institución encargada de la evaluación de la política social, se aprecia una reducción del 3.5% en el número de pobres que viven en el país, eso respecto a la medición realizada en 2014, pero, si los resultados del año pasado se comparan con los de 2010 y 2012, la situación cambia. En estos años había en México un total de 53 millones 813 mil y 53 millones 349 mil personas en situación de pobreza, respectivamente.

Para el 2014 la cantidad ascendió a 55 millones 341 mil, un incremento del 3.7%, respecto a 2012, y de aquí el “sí descendió, pero no”, pues la cantidad de pobres en el país del año pasado es aún mayor a las de 2010 y 2012, pero como hay que mostrar lo bueno porque cuenta mucho, pues eso no se tomó en cuenta para el informe y el gobierno federal, así como algunos medios, han resaltado el descenso de 2014 a 2016.

Lo curioso aquí es cómo se dio este incremento en cuatro años y descendió de nueva cuenta en solo dos. Esto situación hasta parece oferta del “Buen Fin”, en donde las tiendas departamentales inflan los precios de sus productos días antes para una vez llegado el fin de semana “más esperado de México”, venderlos como grandes ofertas. Así que no hay avances en pobreza a nivel nacional, al menos de 2010 para acá, pues prácticamente se regresó al lugar en donde se estaba.

¿Cómo está Colima?

Para el estado de Colima la situación es peor. Porcentualmente la cantidad de pobres es menor que en años anteriores, colocándose en 33.6% en 2016, respecto a la población total, pero en número brutos la realidad es otra, pues se pasó de que en la entidad 230 mil 300 personas vivieran en esta condición en 2010, a un total de 248 mil 700 en 2016, y aquí no hay altibajos, los resultados muestran un aumento sostenido del número de pobres en el estado, con totales de 237 mil 200 en 2010 y 244 mil 900 en 2012.

Aquí la tendrá difícil el gobernador Ignacio Peralta para su informe de labores, pero seguro sabrá manejar la información y nos saldrá con que el porcentaje de pobres en Colima descendió, y tendrá toda la razón, pues porcentualmente se descendió, pero los pobres aumentaron.