VIVENCIAS


“Una Onza de práctica vale más que una tonelada de predicación”: Mahatma Gandhi
ENCUESTAS
Comenzaba a amanecer, cuando “Morfeo “ es interrumpido, el timbre de casa fue el –culpable- al sonido del mismo , procedí a levantarme, aunque mis ojos claroscuros se cerraban por el cansancio me negaba a seguir durmiendo, tomo mi vestimenta para acudir al llamado , corriendo hacia la puerta a toda velocidad, pero al pasar por la sala tropecé con uno de esos muebles minimalistas- la moda me atrae- hay que reconocerlo.
Procedo a levantarme para atender a una mujer, esbelta, de pelo negro, camisa tipo polo, pantalón de mezclilla y una gorra de uso común color grisácea que dice “proyecta, buenos días!!! ¿Le puedo hacer una encuesta? Vengo de la empresa proyecta es referente a candidatos y calificación de Gobiernos Estatales – Municipales, Claro que sí,” exclame” antes de comenzar dígame su último grado de estudios, licenciatura, respondí, viniéndoseme a la mente, los grados son para las temperaturas, pasajeras, la humildad y el conocimiento son perpetuas en la personalidad de todo buen individuo.
Interrumpo su pregunta y me doy la facilidad de preguntarle,¿ trabajas para Ángel Carrillo de la empresa proyecta? SÍ, responde la joven con una sonrisa radiante- empresa seria y profesional- que dirige el paisano Ángel, que ha logrado trascender mas allá de los límites del Estado- para continuar ahora si con la encuesta.
¿ Qué calificación le da al gobernador?, ¿Qué calificación le da a la presidenta Municipal? Como buen mentor y mejor ciudadano, procedo a evaluar-para no perder la costumbre- como profesor de educación Básica, con mirada gustosa la joven dama me miro, al ver que fui un justo evaluador, -aclaro- no fueron aprobad@s ambos, Conoce a “X” representante popular, ¿qué opinión tiene de tal actor político? ¿ cuál es el mayor problema en Colima? Por cual partido simpatiza, mucho, poco o nada, entre esas y otras preguntas que escapan a mi memoria, dado el elevado grado de modorres en que me encontró la encuestadora, llamándome la atención lo siguiente.
Primero de los personajes que menciona esa encuesta, poco o nada han logrado por mejorar las condiciones de vida del grueso de la población, algunos solo por sus rasgos físicos se le mencionan quiero pensar.
Segundo la encuestadora lleva a medir datos, de personajes, a cargos de elección federal, llámese senadores o diputados federales.
Tercero no aparece ningún hermano de gremio – profesor o profesora- duele decirlo, más cuando hay talento, vocación por servir al prójimo, pero ante todo personas integras con espíritu de servicio acreditado, que ironia!!!
Lo medular es, que aunque pudiese vivir mil años nunca olvidare el desastroso actuar de la clase política tradicional hacia sus semejantes, el camino es la sociedad civil, informada, como legado para lograr los anhelados niveles de bienestar.

A MANERA DE COMENTARIO..
* El cabildo de Villa de Álvarez, cuenta con una dama, profesora y regidora por el partido turquesa, que al margen de ideologías le tiende la mano al ciudadano, me refiero a la profesora Rosalba Farías a quien por azares del destino conocí hace varios ayeres en las luchas magisteriales, atendió mi petición satisfactoriamente, pero no solo ello, me consta en su actuar, atenta a los reclamos de los ciudadanos de la tierra de Manuel Álvarez y María Ahumada de Gómez .
* Hablando de la tierra del atole y los sopitos, parafraseando a don Alfonso Rolón Michel, “no le busquen chichis a las culebras” el candidato más sólido que conjuga juventud y experiencia es Héctor magaña por el pri, quien sería el único, capaz de recuperar la alcaldía para el tricolor.
*Mujer identificada con la lucha y gente de probada honradez, es Martha Zepeda, referente de la izquierda estatal, quien darán la batalla político – jurídica en el caso del ecoparc

 

* Vocero del Frente Magisterial independiente en Colima . sígueme en las redes sociales: facebook che charly Olvera twiter@checharlyolvera

VISLUMBRES. ¡Ay Dios!

Una fecha estremecedora.-
Para nadie era ya noticia que este último mes estaba siendo muy abundante en ciclones y terremotos en México, las islas caribeñas y los Estados Unidos. Pero lo que sucedió este 19 de septiembre habrá de marcar la historia del centro de nuestro país porque apenas habían pasado tres horas y pico de haber realizado un simulacro de evacuación para recordar el sismo devastador que nos estremeció el 19 de septiembre de 1985, cuando ¡oh sorpresa!, un nuevo terremoto casi tan fuerte y tan duradero como el que acababan de conmemorar sacudió a muchos de nuestros paisanos y los llenó de pánico.
En el momento en que estoy comenzando a redactar estas líneas, los noticieros están hablando de 120 muertos en la ciudad de México y los estados aledaños, pero con todo y que las cifras pudiesen ascender incluso a varios cientos más, se puede afirmar que el terremoto de hoy no fue tan poderoso ni devastador como el de 1985, cuando las cifras de fallecidos ascendieron a miles.
Lo que sentimos acá.-
Hoy, como a la una y media de la tarde no fue sino una especie de vértigo instantáneo lo que experimentamos en Colima a causa del terremoto del medio día, pero hace 32 años, en cambio, la sensación fue pavorosa, y no creo que no haya viejos (como esta redactor) que hayan olvidado lo que sintieron en aquella ocasión: eran como a las siete de la mañana de un amanecer bastante soleado que contrastó con los nublados de los días previos, y todo comenzó con un movimiento leve como cuando se desliza la cama o la silla, para seguir de inmediato con un “acelerón” que no obstante haber durado 90 segundos, que nos parecieron eternos, no produjo en Colima daños de consideración, ni víctimas que tuviéramos qué lamentar.
Hoy trato de revivir lo que pasó después y tengo la impresión de que cuando la mayoría de nosotros vio que no se cayó la casa y que todos estaban bien en las familias, tomamos la decisión de enviar a los hijos a las escuelas y nos fuimos enseguida a trabajar como si fuera un día normal, pero todo eso porque no teníamos ni la más mínima idea de lo que desafortunadamente acababa de pasar, por ejemplo, en la Ciudad Chinampa.
En aquel tiempo (que para los jóvenes equivale a toda una vida y para los viejos es sólo una parte de su paso por el mundo) no había aún teléfonos celulares que nos facilitaran las comunicaciones, por ende, no eran tan inmediatas como lo son ahora, por lo que, quienes vivíamos en esta región, nos fuimos, como ya dije, a la escuela o a trabajar, ignorando en dónde se había localizado el epicentro del terremoto y qué tan terrible y devastador había sido en otras regiones.
Sin ir demasiado lejos, sólo fue hasta la tarde de ese mismo día cuando comenzamos a saber que Ciudad Guzmán, Jal. había vivido una catástrofe, y que durante buena parte de la mañana estuvo flotando sobre su techumbre una densa una nube de polvo, debido a que se habían caído decenas de viejas casas hechas de adobe.
La televisión estaba muda.-
Así pasó casi la mayor parte de la mañana, pero había o se sentía algo raro en el ambiente, porque ni las estaciones de radio, ni los canales de televisión de la ciudad de México estaban transmitiendo nada, debido a que, al parecer, se había ido la luz allá y, bueno, como nuestros antiguos teléfonos “alámbricos” tampoco estaban funcionando, comenzamos a suponer que muy posiblemente allá las cosas estaban del color de hormiga, como en efecto fue.
Mi padre, un señor de 73 años en aquel año, estaba impaciente en la casa con el televisor encendido en la pantalla oscura del más antiguo canal de Televisa, cuando de repente, hacia media mañana comenzó a brillar una barra de colores y a dar señal de que parecía que la transmisión suspendida estaba por recomenzar y salió entonces la imagen de Jacobo Zabludowsky, el más antiguo lector de noticias por televisión, con la cara larga, saludando fuera de su hora habitual, para decirle al público del resto del país que, en efecto, en el De Efe parecía que casi se hubiera experimentado la víspera del fin del mundo. Dando comienzo así a un recuento puntual de los acontecimientos que duró hasta la media noche, y que continuó a raíz de que 36 horas después (a las 7 pm del 20 de septiembre) hubo una gran replica, que nosotros sentimos también, que acabó por echar a tierra a muchos edificios de la capital del país que evidentemente habían quedado muy dañados por el sismo de la víspera.
El papel de los celulares.-
Hoy, a sólo 32 años de distancia, no habían pasado ni cinco minutos siquiera cuando, gracias a los teléfonos celulares a los que hoy estamos tan acostumbrados, comenzamos a recibir noticias: “que tembló muy fuerte en Puebla; que también fue muy feo en Acapulco; que su epicentro fue en Morelos y… ¿obvio?, que en la ciudad de México se habían colapsado algunos edificios”.
Decenas de videos inundaron después las pequeñas pantallas luminosas: gente muy rica que tuvo la oportunidad de vivir la más estremecedora experiencia desde los penthouses de los edificios más altos de la capital del país fueron los primeros en difundir imágenes de las áreas de la ciudad donde se veían nubes de polvo muy bien localizadas, o escenas de los muy caros departamentos donde, asustadísimos, gritaban, con exquisito lenguaje: “¡Oh no, qué pedo, güey! ¿Qué está pasando?” Con aterrado asombro de ver a sus muebles caer, y esperando, tal vez, que sus lujosos departamentos se derrumbaran.
Estremecedoras fueron, también, las inmediatísimas imágenes que alguien “subió a la red” desde una trajinera en Xochimilco, en donde las aguas lodosas, por lo regular estancadas, de repente comenzaron a “chapalear” y a moverse, zangoloteando a los numerosos turistas que a esas horas, ya muy alegres por las cervezas ingeridas, reían con cara de estúpidos al ver semejante cosa.
Así, pues, la novedad de hoy no es que haya temblado en México, sino que en menos de diez minutos ya el resto del mundo estaba sabiendo lo que acababa de pasar aquí. Y lo mismo estaban sabiendo todos los mexicanos que por las razones que fueran estaban viajando o trabajando en cualquier parte de la superficie del globo.
Ya toca en Colima.-
Y ya que hablamos de tan estremecedores acontecimientos, tal vez valga la pena recordar que Colima está ubicada en una zona altamente sísmica, y que siempre debemos estar preparados para que en cualquier momento nos pueda ocurrir un susto como éste.
Por otra parte, y de conformidad con la ocurrencia, digamos histórica, que han tenido los sismos más bruscos desde que se comenzaron a registrar hace ya más de cuatro siglos, se puede conjeturar que “ya mero nos toca” el próximo, aunque no podemos saber cuándo sucederá, ni de qué magnitud será.
Pero ¿por qué decimos que “ya mero nos toca”? Pues porque hay un registro histórico que sin ser prueba científica nos indica que así ha sucedido antes, y que, por ende, es muy posible que siga sucediendo ahora.
Para documentar lo anterior, me voy a permitir compartir con ustedes, apreciables lectores, algunas anotaciones que sobre este tema he podido hacer:
El primer terremoto de que se tiene registro histórico en nuestro rumbo ocurrió el 27 de mayo de 1563. Éste, según datos recuperados por el profesor Juan Oseguera Velásquez, “tiró todas las casas de Navidad (hoy Barra de Navidad) por donde metían mantenimiento y municiones para la armada que se estaba preparando para zarpar a la conquista de las filipinas”.

Tres años más tarde, a partir del “Día de los Inocentes de 1566”, el padre franciscano Diego Muñoz dejó apuntado que hubo un “temblor grande”, el cual fue seguido de constantes réplicas durante nueve días continuos.

Muy rico en terremotos fue ese final del siglo XVI, pues hubo todavía otro entre la noche del 27 y 28 de diciembre de 1568, que “derribó muchas casas y templos de la comarca”. Otro más el 10 de enero de 1585, el cual fue precedido por una “gran una erupción explosiva del Volcán de Colima”, cuya ceniza “cubrió un área de 30 kilómetros de diámetro” alrededor de su cono. El último de mayor importancia del siglo mencionado habría ocurrido “la noche del sábado 13 de enero de 1590 ... afectó fuertemente a Autlán”, y estuvo igualmente acompañado “de una erupción que lleva (trajo) consigo una fuerte lluvia de cenizas”.
Debido a ello y a otras destrucciones padecidas no demasiado tiempo antes, mucha de la poca y descorazonada gente que entonces había en la pequeña Villa de Colima, amenazó con irse de aquí, dando pie para que el alcalde los conminara no lo hicieran hasta obtener ayuda para la reconstrucción de las autoridades virreinales.
Pero como continuó temblando, “tanto los españoles que se quedaron a vivir en las márgenes del Río Colima... como los indígenas, aclamaron a las potencias celestiales para dominar esos fenómenos que sembraban la ruina y el espanto”, y decidieron elegir a un santo patrono.
Y fue así cómo, mediante unas curiosas elecciones, apareció San Felipe de Jesús en escena, y se convirtió, a partir de 1668, en nuestro “buen Patrono para temblores”, aunque cabe decir que nunca ha dejado de temblar.
Ya más cerca de nosotros hay varios impresionantes registros de los que, por falta de espacio, hoy sólo mencionaré un singular ejemplo, que a mí, por cierto, no me gustaría enfrentar. Me refiero al muy fortísimo terremoto del 25 de marzo de 1806, sobre el cual, el padre Francisco Ramírez de Oliva, párroco de San Francisco de Almoloyan, de puño y letra escribió un reporte que resumí para ustedes:
Ese día, “poco antes de las cinco de la tarde, envió Dios un terremoto tan terrible que no hay memoria de que en nuestros días se haya visto algo semejante [porque] fue tan recio y tan veloz en su movimiento que nadie se pudo tener en pie [y porque] como suele un potro desbocado reparar para despedir al jinete, así eran los quebrados, desiguales movimientos de la tierra para arrojarnos de su superficie y sepultarnos en sus entrañas. Duró en tal fuerza y vigor este movimiento como cinco minutos y repitió, aunque con no tanta furia, cinco o seis ocasiones hasta las cuatro de la mañana... [De manera que] “no quedó en Colima casa que no padeciera [algún daño] y se arruinaron hasta casi por los suelos más de quinientas, verificándose mayor el estrago desde la plaza mayor a la de la Soledad, por lo que a la iglesia del Dulce Nombre (esquina noroeste de la manzana en donde fue la primera central camionera) llevaron los Santos y el Divinísimo Sacramento”.
Por ese temblor se cayó también el templo de La Salud, quedó muy dañado el de San Francisco de Almoloyan, se cayó el hospital de teja de Coquimatlán y se advirtieron en el volcán muchas erupciones de humo y cenizas... En Zapotlán (hoy Ciudad Guzmán, Jal.), se cayó la iglesia al tiempo que [muchísimos feligreses] estaban [escuchando] un sermón […] “y sepultó como dos mil almas. REQUIESCAT IN PACE AMEN”.

 

 

Me robaron mi vida: La trata de personas en el cine mexicano.

¿Qué tienen en común las vidas de las dos adolescentes Sabina protagonista de la cinta La vida precoz y breve de Sabina Rivas de Luis Mandoki (México, 2012) y Sofía del filme Las Elegidas de David Pablos (México-Francia, 2015)?
Para algunas personas el cine es un reflejo de la sociedad mucho mejor que la vida misma porque a pesar de la desesperanza, el realizador nos muestra otras posibilidades que muchas veces no somos capaces de ver, al estar tan inmersos en el problema. A pesar de la diferencias de años en su filmación retratan ambas historias de un tema actual como es la trata de personas, Sabina Rivas, de 16 años, hondureña decide huir después de una gran tragedia familiar para iniciar su peregrinaje a lo largo de Centroamérica para llegar a la frontera de México-Guatemala donde tendría una de las experiencias más aterradoras a las que son sometidas las mujeres que buscan conseguir el sueño americano, una mejor calidad de vida así como la ilusión por volverse una cantante.
A lo largo de casi dos horas el espectador tendrá la oportunidad de conocer la manera de operar de los grupos de la pandilla Los Mara, algunos de sus integrantes han sido deportados por el gobierno de los Estados Unidos instalándose en los corredores del sureste mexicano para asaltar, golpear y matar a muchos de sus compatriotas que toman por asalto al tren mejor conocido como La Bestia, cuyo recorrido por la geografía mexicana los ayuda a cercarse más su destino, sin tener en cuenta que en el trayecto algunos podrían perder la vida: debido a los atropellos que agentes policiacos mexicanos del Departamento Nacional de Migración los harán vivir todo por un puñado de billetes, a estas violaciones a los derechos humanos se suman las cometidas por los agentes de la CIA instalados en la frontera sur para detener cualquier amenaza de parte de Bin Landen, ven en las mujeres centroamericanas como objetos sexuales para sus prácticas sádicas de violencia hacia la mujer.
La trata de personas en palabras de Mario Luis Fuentes director general del Centro de Estudios e Investigaciones en Desarrollo y Asistencia Social, A. C (CEIDAS), es el tráfico y traslado de gente para su explotación; es rapto y secuestro, sufrimiento extremo; significa prostitución forzada; implica sufrimiento extremo de las víctimas, constituye un crimen que oprime y veja a quien es su víctima; es, en síntesis, la forma más vil de la esclavitud en el siglo XXI.
De acuerdo con el Diagnóstico sobre la situación de Trata de personas en México elaborado por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) en el 2013 “en México, en términos absolutos, las estimaciones más conservadoras ubican el número de niños y niñas sometidos a esclavitud entre 16,000 (INEGI, UNICEF; DIF) y 20,000. Otros estudios calculan que la cifra de niños y niñas sujetos a explotan sexual en México asciende a 70, 000, de los cuales 50,000 son explotados en zonas fronterizas y 20,000 en el resto del país. Respecto del total de las víctimas, hay estimaciones que oscilan entre los 50,000 y 500,000 casos”.
El recuento de los daños
Basada en la novela La Mara de Rafael Ramírez Heredia; La vida precoz y breve de Sabina Rivas de Luis Mandoki, es una ventana para acercarnos a ver esta problemática social que tanto daño hace familias enteras, la explotación sexual de adolecentes atenta contra la libertad y la dignidad de los seres humanos rompiendo el tejido social impidiendo la cohesión y la solidaridad entre los integrantes de la sociedad.
Por más esfuerzos que Sabina Rivas haga por salir del bar-cantina Tijuanita bajo la órdenes de Doña Lita, seguirá siendo el juguete sexual de Don Nico, cónsul mexicano en Guatemala cuyas promesas de unos papeles oficiales para trasladarse en tierras mexicanas sin ser detenida, la tienen atada a una vida de explotación sexual de quién se sienta dueño de su cuerpo, ya sea Burrona, Patrick el agente estadounidense de la CIA, Doña Lita o Don Nico.
El calvario que día a día vivirá la protagonista por momentos asfixiante rompiéndole las ilusiones de una adolescente que busca con todo su existencia salir del callejón sin salida en que se ha con vertido su vida donde la miseria, la pobreza, el hambre y la insalubridad son el pan de cada día, por más manos amigas que se encuentra en el camino que la ayudan alejarse de la explotación sexual, la corrupción y la inseguridad policiaca la harán regresar una vez más al Tijuanita.
Más allá de la violencia
Filmada en Tijuana el filme Las Elegidas de David Pablos con un camino recorrido por los festivales fílmicos de Europa y América, con trece nominaciones a los premio Ariel en el 2016 donde obtuvo el reconocimiento como mejor película mexicana, aborda la historia de Sofía, una adolescente que se encarga de cuidar a sus pequeños hermanos al salir de secundaria mientras su mamá se dedica a trabajar, sin una figura paterna en casa que contribuya al sostenimiento del hogar, la monotonía hace que una tarde en un centro comercial Sofía conozca a Ulises, sin saber que ese romance la llevaría a ser parte de una red de trata de personas.
Totalmente filmada con actores amateur sin ninguna trayectoria anterior en el séptimo arte David Pablos con guión del escritor mexicano Jorge Volpi, aborda un tema tan crudo como la realidad misma, la historia de amor de los dos adolescentes tarde o temprano será un solo recuerdo cuando las presiones familiares para Ulises serán de tal magnitud que no tendrá más remedio que continuar con el ritual familiar de conquistar mujeres para acrecentar la red de explotación sexual con el que se sienta el patrimonio familiar.
Uno de los grandes aciertos del cineasta David Pablos son las escenas de voz en off para los momentos cruciales que Nancy estará manteniendo relaciones sexuales con otros hombres, mientras el espectador ve rostros neutros y escuchar los sonidos de una adolescente totalmente despojada de su libertad y de su cuerpo, este recurso cinematográfico contribuye en gran medida a un tema tan fuerte que el horror vivido por las víctimas de trata de personas.
Las Elegidas pone el dedo en la llaga para que los mexicanos podamos ver más allá donde los integrantes de las mafias de explotadores sexuales ven las características sociales de las posibles víctimas: la fractura de los mecanismos de protección familiar cuando uno o los dos padres están ocupados en sus vidas sin poner atención en las necesidades afectivas de sus descendientes, cuando alguno de los integrantes de la familia viven inmersos en la desesperación de la soledad, o en las ausencias de expectativas en la vida por las adicciones.
Sobre esta problemática Fabienne Venet, miembro de la organización civil Sin Fronteras al ser entrevistada por Víctor Ronquillo en su libro Los niños de nadie. Trata de personas a ras de asfalto (2007) comenta “este es un crimen que afecta a la sociedad de muchas maneras señala. La trata de personas afecta la salud mental de las sociedades donde ocurre. Afecta a la sociedad, en la medida en que es un delito se orienta generalmente a los sectores más vulnerables, más discriminados, como las mujeres, como los niños, como los inmigrantes, Puede afectar también a la salud pública, especialmente si hablamos de trata para fines de explotación sexual, donde puede haber una implicación grave en términos de enfermedades de transmisión sexual y VIH-SIDA. También afecta a los derechos de los trabajadores mexicanos cuando hay trabajadores extranjeros que son traídos para fines de trata, afecta muchas esferas de nuestras vidas. Diría que afecta también la seguridad de nuestras sociedades. Se vulneran los derechos esenciales de las personas”.
Las Elegidas es una película honesta con una carga de denuncia social que invita a la reflexión sobre un problema que atañe a todas las personas de este país, según el informe de Trata de personas en México 2017 el aumento de casos de feminicidios tiene múltiples causales, entre ellas, existe un vinculación directa con la trata de mujeres con fines de explotación sexual comercial y la presencia del crimen organizado en el norte del país.
El estudio realizado por la organización Hispanics in Philanthropy (HIP), a través de entrevistas a 70 organizaciones, es una radiografía sobre las rutas y situaciones de trata de personas en México, donde explica que “existe una feminización en el tema de trata de personas el cual está encasillado en la explotación sexual por los numerosos casos de violencias y feminicidio”.
La investigación sostiene que en la región Norte, se ubica como foco rojo de trata de mujeres con fines de explotación sexual, los municipios de Tijuana, Tecate y Ensenada en Baja California.
Ver La vida precoz y breve de Sabina Rivas de Luis Mandoki y Las Elegidas de David Pablos como espectadores nos hará reflexionar y así como la pauta para hablar en casa y en los demás ámbitos de nuestra vida que en la solución a los grandes problemas que nos aquejan en la sociedad está en nosotros mismos sin buscar culpables, haciéndonos responsables de lo que hemos dejado de hacer en el cuidado y la seguridad de nuestras familias.
La vida precoz y breve de Sabina Rivas de Luis Mandoki, (México, 2012); basada en la novela La Mara de Rafael Ramírez Heredia; guión: Diana Cardozo, Productor: Abraham Zabludovski; Producción ejecutiva: Perla Ciuk, Productores asociados: Emiliano Azcarraga Jean y Bernardo Gómez, Fotografía: Damián García; Edición Mariana Rodríguez; Música Original: Pablo Castaños; diseño de maquillaje y peinado Carla Tinoco; Actores: Joaquín Cossío (Burrona); Greisy Mena (Sabina Rivas); Fernando Moreno (Jovany), Angelina Peláez (Doña Lita); Beto Benites (Tata Añorve); Nick Chinlund (Patrick); Mario Zaragoza (Sarabia); Argél Galindo (Jefe Mara-Possion); Dagoberto Gama (General Valderrama); Zaide Silvia Gutierrez (madre de Sabina); Julián Pastor (invitado a la fiesta de Cossío); Tenoch Huerta (Juan); Luis Yee (Pedro); Miguel Flores (Don Nico); Tito Vasconcelos (presentador de Tijuanita); José Sefami (Lic. Cossío); Azur Zagada (Thalía); Pierre Suriano (Marvis); Móises manzano (Padre de Sabina); Tony Dalton (John) José Corona (Lagrimitas), Marco Pérez (Alpidio, narco piloto); Duración: 1: 55 minutos.
Las Elegidas de David Pablos (México-Francia, 2015), Productor: Pablo Cruz/Canana; Guión: Jorge Volpi: Fotografía: Carolina Costa; Montaje: Miguel Schverdfinger y Aina Calleja; Música: Carlo Ayhllón; Actores: Nancy Talamantes (Sofía), Óscar Torres (Ulises); Edward Coward (Padre de Ulises); hermano mayor de Ulises (José Santillán Cabuto); Duración: 120 minutos.

 

Chile en la memoria, hoy más que nunca

Los sucesos de Chile que dan inicio en 1970 y concluyen con el violento golpe de Estado y la muerte del Presidente Salvador Allende, constituyen una etapa emblemática en tanto que marca el fin de la democracia entendida como espacio de exposición de proyectos conservadores (derechos individuales egoístas), reformistas y alternativos de sociedad (derechos sociales). Para su nacimiento, en muchos países se conjugaron, positivamente, factores internacionales y propios de cada país que posibilitaron la construcción de una montura democrática con reconocimiento de derechos sociales. Es necesario recordar el triunfo en Rusia de los Bolcheviques en 1917 derrocando al régimen zarista, y posteriormente, edificando, en 1922, la Unión de las Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) con una constitución política que reconoce los derechos sociales, siendo la primera en el mundo en su género.

Hoy la importancia de la otrora URSS en la existencia de la democracia con justicia social en los países capitalistas es negada bajo la falsa idea de que el capitalismo por naturaleza es democrático. Es indispensable recordar que el triunfo del partido bolchevique obliga a muchas burguesías de países fronterizos, para evitar el contagio ideológico, a incorporar institucionalmente la participación política de los trabajadores y sus derechos, presionadas por el ascenso de las masas en sus respectivos países, en Europa Occidental.

La democracia con equidad social no es propia del sistema capitalista en tanto que la visión del mundo en que se basa es el individualismo egoísta. Las organizaciones colectivas de defensa y sus medios como la huelga, ejemplo de solidaridad entre sus integrantes, son negadas y declaradas ilegales en el siglo XIX y principios del XX; corren la misma suerte los partidos políticos que reivindican los derechos sociales, al ser proscritos en gran parte del mundo.

Los únicos partidos políticos aceptados legalmente en el mismo lapso de tiempo son el partido conservador y el partido liberal (partidos de cuadros), promotores de los principios del liberalismo. Al ser reconocidos los derechos sociales, los caminos se bifurcan en la escena política, de manera que empieza la participación de partidos políticos (partidos de masas) que promueven los derechos sociales y llevan la ideología socialista, en contraposición al pensamiento liberal; unos acentúan, otros matizan o algunos más combinan estos pensamientos, de esa manera se generaliza la existencia de una multiplicidad de opciones políticas; ya para 1946 en adelante se generaliza en la escena política, en varios países, la presencia de partidos liberales, partidos conservadores, partidos socialdemócratas, partidos demócrata cristianos, partidos comunistas, entre otras variantes. Se da la legalización de la participación popular vía partidos políticos y, al mismo tiempo, al reconocerse la forma sindicato y los derechos de los trabajadores, la población alcanza niveles de vida que pueden ser calificados de aceptables a muy aceptables.

En América Latina, la construcción de un andamiaje democrático de la escena política fue más complejo al combinarse remanentes históricos propios, entre ellos, la presencia de caciques y caudillos fragmentaba la vida social y dificultaban la participación política de la gente, también contribuyó la escasa industrialización y la exigua clase obrera, así como la fuerte presencia de los Estados Unidos en la región, cuyas múltiples intervenciones imponían dictadores y promovían la inestabilidad, lo que entorpecía el establecimiento de la vida institucional. Por características propias de las fuerzas políticas de cada lugar, en algunos países fue posible la construcción de la democracia con un fuerte andamiaje institucional, como en Chile.

El impacto ideológico de la Revolución Rusa fue universal y de ello hay constancia en la región latinoamericana, en 1919 emergen embrionariamente partidos comunistas. En el caso que nos detiene, nace el Partido Comunista de Chile (PCCH) en 1922, con una breve interrupción debido a la aprobación, en 1948, de lo que fue conocida popularmente como “Ley Maldita” que lo proscribió durante diez años, ya para 1958 el PCCH es devuelto a la legalidad, en tanto el partido socialista (PS) se constituye en 1933, y juntos serán actores reconocidos en la escena política chilena que reivindican los derechos sociales, influenciados por el pensamiento marxista y con presencia, que irán acrecentando, entre trabajadores, campesinos y grupos populares.

Ambas organizaciones tendieron a establecer vínculos entre ellos, como parte de la política de la Internacional Comunista, a partir de 1935, en el llamado Frente Popular. Es bajo esta estrategia en que participan con organizaciones liberales, como el Partido Radical, en diferentes procesos electorales. Más tarde, contienden el Partido Nacional (PN) que nace en 1966 y que agrupa a liberales y conservadores, y el Partido Demócrata Cristiano (PDC) que vio la luz en 1957. Para esos años, había ya una multiplicidad de opciones; las fuerzas políticas encarnaban, con sus respectivos matices, dos proyectos de sociedad: el de la sociedad capitalista y el proyecto de una sociedad socialista.

La democracia existente bajo el Estado de Bienestar, permeaba espacios como la fábrica, restringidos a la participación de los trabajadores. Las demandas de las clases dominadas eran canalizadas a través de diversos medios: sindicales, organizaciones barriales, estudiantiles y partidos políticos. Es un régimen político fuertemente articulado y con una amplia participación por parte de los grupos que conforman la sociedad con tendencia a la oligarquización.

Las limitantes de esta democracia son los intereses de la burguesía nacional y la burguesía internacional, cuyas ganancias comenzaban, a finales de la década de los sesentas, a disminuir en la fase terminal conocida como el “ciclo de oro del capitalismo” iniciado en 1945. Una mayor participación social en la toma de decisiones traía aparejada una disminución de las ganancias. Al tiempo que había un ascenso en las movilizaciones populares en distintas partes del orbe. Electoralmente en Chile la izquierda lograba, en tres procesos electorales, un paulatino fortalecimiento, teniendo como candidato a la presidencia a Salvador Allende, médico cirujano, Ministro de Sanidad, cofundador del Frente Popular, diputado y senador. Había ya un torrente incontrolable de necesidades populares insatisfechas que los gobiernos democratacristianos no resuelven; en el marco constitucional, los trabajadores, grupos populares y sectores de la clase media buscan una salida, e inician un corrimiento electoral a la izquierda. El Partido Socialista, para la elección de 1970, impulsa un gran acuerdo electoral: la Unidad Popular (UP) en la que participan el PS, PCCH, PR y el Movimiento de Acción Política Unitaria (MAPU). Mientras, los partidos burgueses se dividen, el Parido Nacional y el PDC lanzan a sus respectivos candidatos.

El 4 de septiembre de 1970 se da un hecho histórico a nivel mundial: por primera vez un frente electoral que reivindica un programa de gobierno de partidos influidos, principalmente, por el pensamiento de Marx y Lenin, alcanza el triunfo por el camino institucional. Entre las líneas programáticas de la UP están la profundización del modelo de sustitución de importaciones por medio de una redistribución del ingreso, que en el primer año permitió más salarios y más poder adquisitivo de los sectores populares; la nacionalización de empresas claves de la economía, como las mineras de cobre, salitre, yodo, hierro y carbón mineral, del comercio exterior, de las grandes empresas y monopolios de la distribución, y la profundización de la reforma agraria. Debido al triunfo, el mito de lograr el socialismo por la vía constitucional se refuerza en sectores reformistas de la izquierda. Hay en ese momento la creencia que la cultura de la burguesía chilena es democrática y, por ende, respetuosa, al igual que el ejército, de la institucionalidad. Pensamiento que en breve chocará con la realidad.

La burguesía nacional monopólica e internacional desde la toma de posición de Salvador Allende recurre a medidas legales e ilegales para bloquear al gobierno a través de marchas y paros. Entre las primeras, en 1971, la llamada marcha de las cacerolas vacías y al año siguiente, el paro camionero conocido como paro patronal, que duró cerca de un mes; se busca también la vía plebiscitaria para destituirlo, con resultados contrarios a lo esperado: triunfa la UP en el proceso electoral de marzo de 1973, ante ello, la burguesía y sus partidos como el Partido Nacional y el Partido Demócrata Cristiano apelan al último recurso que les queda: al golpe de estado para derrocar al Presidente de la República que trae aparejado el asesinato de Salvador Allende por el ejército chileno. Muestras más claras como las señaladas dejan en claro que la burguesía no respeta ninguna institucionalidad, ni la edificada por ella; Susana Bruna habla, como final del proceso chileno, de la legalidad vencida.

Bajo este susto de la burguesía mundial y debido a una profundización de la crisis mundial del capitalismo, este tipo de democracia social, predominante en la fase de oro del capitalismo, llega a su fin. En ella se institucionalizaron medios y canales de representación de las clases dominadas y explotadas, facilitando la existencia de espacios en la solución de problemas que el capitalismo genera. Con el golpe de estado en Chile, el 11 de septiembre de 1973, inicia la contrarrevolución y se emprende entonces una embestida contra todo el tejido social y en particular contra los derechos sociales; inicia el neoliberalismo que pronto se hace extensivo al mundo entero, con sus tiempos y ritmos acorde a la situación histórica de cada país. Nace la Comisión Trilateral en 1973 y desde su inició es considerada como el primer tanque de pensamiento de alcance global, impulsa el pensamiento neoliberal y la idea de la “crisis de la democracia”, proponiendo una democracia estrictamente electoral, conocida como “democracia minimista” o “democracia gobernable”, donde el actor principal es el voto y no la justicia social. Esta democracia blinda al sistema capitalista en crisis y a los intereses de la burguesía monopólica internacional de la cascada de exigencias sociales insatisfechas.

En un proceso no lineal, se va imponiendo como pensamiento hegemónico la visión individualista y fragmentada de la sociedad. En cada uno de sus segmentos son establecidos sus respectivos actores; por ejemplo, a los partidos les corresponde el ámbito político electoral, a lo económico, los empresarios, a lo ideológico, los grandes medios de comunicación, en lo político administrativo, a los tecnócratas empresariales. Quedan fuera, las organizaciones sindicales, los partidos de masas y los derechos sociales. El mercado es el gran soberano a partir de ese momento y los economistas de la Universidad de Chicago, conocidos como los Chicagos Boys, son sus guardianes.

Con Salvador Allende mueren, no sólo para los chilenos sino para los latinoamericanos, los derechos de los trabajadores y del pueblo en general, como son los de salud, educación, pensiones de calidad y techo que permiten mejores condiciones de vida y trabajo, y la posibilidad de construir un futuro mejor para los jóvenes. Esa es la importancia de Allende. Recordemos algunas de sus últimas palabras, previas a su asesinato por el ejército al mando de Augusto Pinochet, que nos dan aliento para seguir luchando por un mundo mejor:

“En nombre de los más sagrados intereses del pueblo, en nombre de la patria, los llamo a ustedes para decirles que tengan fe. La historia no se detiene ni con la represión ni con el crimen. Ésta es una etapa que será superada. Éste es un momento duro y difícil. Es posible que nos aplasten. Pero el mañana será del pueblo, será de los trabajadores, porque la humanidad avanza hacia la conquista de una vida mejor. Pagaré con mi vida la defensa de los principios que son caros a nuestra patria.”

Vislumbres. Entrada

Vislumbres. Entrada
Aun cuando el tema que abordaré hoy no tiene una carga noticiosa, ni ofrece el glamur de los artistas, ni describe los avatares candentes de los políticos, quiero sacarlo a la luz porque tiene mucho qué ver con los procesos de que se valen los cronistas para escribir lo que mañana será historia.
XL Congreso.-
En este sentido cabe mencionar que desde el domingo 3 hasta el viernes 9, seis elementos de nuestro estado estuvimos participando en el XL Congreso Nacional de Cronistas de Ciudades Mexicanas, celebrado en Cancún, Quintana Roo, convirtiéndonos, sin querer, en la delegación proporcionalmente más numerosa porque siendo sólo 10 los municipios de nuestra entidad, representamos el 60 por ciento de la misma, y ninguna otra delegación estatal se acercó a ese porcentaje.
Aun cuando, insisto, estos detalles no sean del interés de algún segmento de nuestros lectores, quiero destacar que quienes hemos tenido la oportunidad de asistir a esos congresos, lo hacemos llevando la representación de nuestros municipios y hablamos, frente a decenas de cronistas del resto del país, frente a los medios y frente al público que se da cita en los foros, de algunas particularidades de la historia, los paisaje y personajes del ámbito que representamos. Tarea que realizamos con el mayor interés pese a que numerosas ocasiones nuestras autoridades municipales se niegan a brindarnos siquiera el costo de nuestros pasajes.
Alcaldes omisos.-
No pretendo, con lo anterior, que ni mis compañeros ni yo nos “levantemos el cuello” ante los lectores por hacer lo que nos gusta hacer, pero sí señalar que, lamentablemente, aunque por ley formamos parte del organigrama de cada uno de los municipios locales, algo ha ocurrido en la perspectiva de nuestros alcaldes, pues en las dos últimas administraciones, como si se hubieran puesto de acuerdo, la mayor parte de los 10 que se fueron y los 10 que ahora están no nos han apoyado prácticamente en nada y se han hecho de oídos sordos para aportar los mínimos apoyos que requerimos tanto para publicar nuestros libros (individuales o colectivos), como para acudir a dichos congresos y otros eventos similares, pero más cercanos, sin que, por lo visto, les importe la difusión cultural que realizamos.
Tenemos, por ejemplo, terminados desde hace más de un año, dos libros colectivos que no hemos podido publicar, debido a que aun cuando hace diez meses se le hizo a cada alcalde una solicitud formal para aportar siete mil doscientos pesos para su edición, es fecha que sólo Horacio Mancilla y José Guadalupe García Negrete, alcaldes de Minatitlán y Tecomán, han autorizado ese apoyo. Apoyo que, cabe aclarar, no es para que nos paguen a nosotros, ni para que nos quedemos con los libros que se produzcan, sino para que cada Ayuntamiento reciba cien ejemplares de esos libros, para que los distribuyan entre sus gentes, dando preferencia a las bibliotecas municipales y escolares que en cada municipio existen.
El más antiguo de estos libros se titula Migraciones Familiares Entre los Estados de Colima, Jalisco y Michoacán, y el más reciente, Rostros Elementales. El primero contiene diferentes testimonios que fueron obsequiados por 24 compañeros de las tres entidades mencionadas, relativos al hecho incontrovertible de que, desde hace muchísimos años, la migración han sido un fenómeno social de grandes proporciones que ha transformado nuestras localidades, y que (por hablar de nuestro entorno más cercano) hoy se manifiesta con mayor énfasis en el crecimiento poblacional en las cabeceras municipales de Manzanillo y Villa de Álvarez; así como hace seis décadas se comenzó a manifestar en Armería y Tecomán. Pueblos que por aquellos años eran diminutos pero que se estaban convirtiendo en verdaderos emporios agrícolas y demandaban gran cantidad de mano de obra. Mano de obra que fue necesario invitar o traer de muchas otras partes.
El segundo de esos dos libros (titulado Rostros Elementales), fue elaborado exclusivamente por 15 colegas de Colima y contiene más de 60 biografías de otros tantos paisanos del siglo pasado que, desde la profesión u oficio que cada uno de ellos tuvo, hicieron notables aportes a la vida de los pueblos donde nacieron, o a los que por la vía de la emigración llegaron. Pero no hemos podido publicar ninguno porque, como dije, 8 de los 10 alcaldes en turno, han hecho caso omiso a nuestras solicitudes.
Más acciones.-
Tenemos ya casi listo para publicar también otro libro colectivo que resultó del Sexto Coloquio Regional de Crónica, Historia y Narrativa que, promovido por nuestra Asociación, se realizó en enero pasado en el pueblo mágico de Jiquilpan, Michoacán, donde nos coordinamos con el Consejo Municipal de la Crónica de allá mismo, y con la Universidad de la Ciénega de Chapala, sita entre Sahuayo y Jiquilpan. Ese otro tercer libro se titula Literatura Vernáncula en los Estados de Colima, Jalisco y Michoacán. Y contiene, entre cuentos, relatos y ensayos, 28 trabajos que de muchos diferentes modos hablan de la literatura hecha como quien dice en casa, y que fueron entregados, sin afán de lucro, por colegas de las tres entidades. Pero ¿qué vamos a hacer con este otro nuevo libro si para los otros dos sólo hemos recibido las aportaciones de únicamente dos alcaldías?
Muy al margen de que los alcaldes en cuestión se decidan a brindarnos su apoyo para esas publicaciones, es claro que nosotros seguiremos trabajando, como lo siguen haciendo tres compañeros que carecen de nombramiento oficial, y como lo estuvieron haciendo otros tres que sólo lo recibieron a mediados de este año, no obstante que las actuales autoridades municipales iniciaron funciones el 16 de octubre de 2015.
Ahora bien, todo esto que expongo no deriva de ningún acuerdo de asamblea o cosa parecida, sino porque personalmente me duele constatar que hay una muy notable indiferencia de nuestras actuales autoridades municipales tanto por el registro, como por la difusión impresa de nuestra historia cercana, quizá porque siendo ellos muy jóvenes crecieron con los jueguitos electrónicos, estudiaron en la Wikipedia, se comunican con los “teléfonos inteligentes” y consideran que los libros ya son objetos de museo.
Próximo Coloquio.-
Independientemente, pues, de que nuestros alcaldes hagan los aportes que les corresponde hacer, el 30 de agosto pasado publicamos la convocatoria para realizar el Séptimo Coloquio Regional de Crónica, Historia y Narrativa, que Dios mediante llevaremos a cabo el segundo sábado de febrero de 2018, en Tuxpan, Jal., “Ciudad de la Fiesta Eterna”, bajo el tema genérico Fiestas, tradiciones y devociones populares en los Estados de Colima, Jalisco y Michoacán. Un tema sobre el que, evidentemente, hay mucho qué decir y estudiar.
A este Séptimo Coloquio estamos invitando a participar no sólo a los cronistas, historiadores y relatores digamos “profesionales”, que existan en esa tercia de estados, sino a cualesquier persona que, sabiendo redactar, esté en la disposición de ponerse a describir las fiestas civiles o religiosas que tradicionalmente se lleven a cabo en el lugar que radiquen. Así que, si algunos de los lectores tienen interés en participar, pueden buscar, por su título, la convocatoria que menciono en el internet, o enviar, por ejemplo, su solicitud a mi correo electrónico (Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.) y con muchísimo gusto les enviaré una copia al suyo.
Asuntos finales.-
Estamos, como bien se sabe, iniciando la conmemoración de nuestras “Fiestas Patrias”. Efemérides frente a las que, por la cercanía que guardan en el calendario civil, muchas de las personas piensan que fueron casi simultáneas, llegando al extremo de creer que “la muerte de los Niños Héroes”, conmemorada el día 13 de septiembre, estuvo íntimamente vinculada con “el Grito de Independencia”, pero sin darse cuenta que entre uno y otro eventos transcurrieron 37 años.
De igual manera casi todos los que tuvimos oportunidad de asistir a las escuelas primaria y secundaria sabemos, en lo general, qué fue lo que ocurrió en el lapso de la Guerra de Independencia en nuestro país. Pero ¿cuántos saben o tienen idea de lo que ocurrió en ese mismo lapso en nuestra querida Colima y si hubo paisanos o ancestros nuestros participando en esa guerra?
Para indagar un poco al menos de cuanto aconteció durante el proceso de la Guerra de Independencia, pasé casi dos años (2008 y 2009) revisando antiguos libros y viejos legajos que se refieren a esos hechos y, en septiembre de 2010, tuve el gusto de ver publicado un libro sobre ese tema, que patrocinó la Secretaría de Cultura, encabezada entonces por Rubén Pérez Anguiano.
Se tiraron 1000 ejemplares, de los que a mí me dieron 100. Y éstos ya hace mucho que se me terminaron. Pero no sé qué fue de los otros 900 con que se quedó la dicha Secretaría. No obstante lo anterior, el próximo lunes 18 estaré dando una breve charla sobre La Guerra de Independencia en Colima, en el Archivo Histórico del Municipio de Colima (frente a la puerta sur del Teatro Hidalgo) en punto de las 8 de la noche. Charla a la que todos ustedes, lectores, están cordialmente invitados.