En este sexenio “se rebasó todo lo permitido” sobre violencia en Colima: AMLO

"Por desgracia Colima es la muestra del fracaso de la estrategia de seguridad aplicada por Calderón y Peña", publicó Andrés Manuel López Obrador en su cuenta de Facebook.


Colima, México, Avanzada (07/02/2018).- El precandidato presidencial Andrés Manuel López Obrador urgió al presidente de la República, Enrique Peña Nieto, a enfrentar “el flagelo de la violencia, que está incontrolable en el país”.
En el marco de una visita realizada a esta ciudad, el político tabasqueño declaró a los medios de comunicación:
“El presidente debe asumir su responsabilidad y no desentenderse, no delegar la atención del problema de la inseguridad y violencia a los funcionarios; tiene que atender el asunto, que llame a cerrar filas a todo el gabinete de seguridad”.
Añadió que Colima es un estado que “se ha descompuesto muchísimo en los últimos tiempos; en este sexenio, ya desde (Felipe) Calderón venía mal la situación de inseguridad y violencia en Colima, pero en este sexenio se rebasó todo lo permitido”.
En relación con el asesinato de dos sacerdotes en el estado de Guerrero, López Obrador lamentó que inmediatamente después de que fueron encontrados los cuerpos, hubo quienes empezaron a vincularlos con el crimen organizado, pues “independientemente de su actividad, en lo que hayan hecho, estamos hablando de seres humanos, y ya cuando se llega a esos extremos de no respetar a un sacerdote, son síntomas de mucha descomposición social”.
Durante su estancia en la capital de Colima, el exjefe de gobierno del Distrito Federal encabezó un mitin en el jardín Libertad con simpatizantes de su partido, Movimiento Regeneración Nacional (Morena), del Partido del Trabajo (PT) y del Partido Encuentro Social (PES).
Hizo un llamado a los militantes de todos los partidos políticos y a los ciudadanos sin partido a unirse a su proyecto político para “sacar a México del atolladero en que lo han metido; vamos a lograr entre todos el renacimiento de nuestro país y si por esto me llaman populista, oportunista, que me apunten en la lista”.
Consideró que actualmente “es como el mundo al revés: para unos sigo siendo un peligro para México, para otros ya me volví fresa, ñoño, lo que significa que estamos en temporada de elecciones y lo que se debe procurar es no perder el sentido del humor, nosotros estamos bien y de buenas, vamos a empezar a sonreír porque vamos a ganar”.
Así también, López Obrador insistió en que acabará con la corrupción que existe dentro del gobierno, pues, ofreció, todo se hará de manera transparente y de frente a la población.
Aseveró: “Acabaremos con la corrupción, me canso ganso, no en seis años, en menos; vamos a desterrar la corrupción del país porque sencillamente se va a actuar con rectitud; arriba, la figura del presidente va a ser un ejemplo y ya no va a haber la corrupción de arriba hacia abajo, se va a limpiar al gobierno de corrupción, así tajante se va a acabar con la corrupción”.
En el discurso que ofreció ante sus seguidores, AMLO aseveró que si gana la elección no pasará a la historia como un mal presidente, no como Antonio López de Santa Ana, Victoriano Huerta, Carlos Salinas, Felipe Calderón o Enrique Peña Nieto.
En cambio, dijo, seguirá el ejemplo del “mejor presidente que ha tenido México”, Benito Juárez García, y de Lázaro Cárdenas del Río.
Durante el evento, López Obrador estuvo acompañado del empresario regiomontano Alfonso Romo Garza, de la enlace estatal de Morena, Claudia Yáñez Centeno; del dirigente estatal de este mismo partido, Sergio Jiménez Bojado, y de los dirigentes locales del PT y el PES.

Ulises quería formar parte de la Semar… y los marinos lo desaparecieron en Jalisco

TUXPAN, Jal. (apro).- A los 17 años de edad, Ulises Adair Cardona Flores abandonó la carrera de Técnico en Mantenimiento Industrial, que cursaba en el CBTIS 70 de esta población, para alcanzar su sueño de convertirse en elemento de la Secretaría de Marina-Armada de México (Semar).

Paradójicamente, la madrugada del pasado 22 de enero él y su amigo Moisés Alejandro Cárdenas, de la misma edad, fueron detenidos por presuntos miembros de esa corporación federal en el vecino pueblo de Tecalitlán. Horas después, Moisés regresó severamente golpeado y con huellas de tortura. Ulises Adair se encuentra desaparecido desde entonces.

El menor, quien trabajaba en la reparación de motocicletas en el taller mecánico de su abuelo materno, ha sido buscado durante diez días por familiares y amigos en brechas y parajes de los alrededores de los municipios de Tuxpan y Tecalitlán, sin resultados positivos.

Tampoco han fructificado las gestiones en instituciones gubernamentales de justicia y de derechos humanos, ni las protestas públicas que se han realizado para exigir a las autoridades la aparición con vida del muchacho.

Norma Karina Flores Sandoval, madre de Ulises Adair, se enteró de la desaparición de su hijo la tarde del lunes 22, cuando fue a buscarlo al departamento donde vive con un tío, en la planta alta del taller ubicado en la colonia La Floresta, de Tuxpan. En la habitación sólo estaba Moisés Alejandro, quien se había refugiado ahí, soportando atemorizado el dolor de las lesiones sufridas.

“¿Ya encontraron a Ulises?”, fue lo primero que preguntó a la mujer. Ésta se alarmó al ver el estado en que se encontraba el amigo de su hijo, y mientras lo llevaba a recibir atención médica le preguntó sobre lo ocurrido.

De acuerdo con Norma Karina Flores, Moisés le contó que la tarde del domingo él y Ulises se trasladaron a Tecalitlán a bordo de la motocicleta de este último, con el propósito de divertirse. Esa madrugada ambos se encontraban afuera del centro nocturno Galaxy de esa población, cuando fueron sorprendidos por una patrulla de uniformados de la Armada de México, quienes los “lamparearon”.

Asustados, los menores corrieron en direcciones opuestas. Primero fue detenido Moisés, quien minutos más tarde, mientras era golpeado, escuchó por el radio del vehículo que su amigo también había sido atrapado.

“Al muchacho le daba trabajo moverse, caminar; dijo que lo golpearon feo, le dieron descargas eléctricas, cinturonazos, cachazos, batazos… le exigían que los llevara a casas de seguridad, que les dijera dónde estaban las armas y la droga, pero ellos no tienen nada que ver con esas cosas; le pregunté dónde estaba mi hijo y respondió que después de que los levantaron ya no lo volvió a ver; por eso sé que fueron los marinos”, dice en entrevista Flores Sandoval.

Moisés Alejandro, amigo de Ulises desde la infancia, “estaba moreteado e hinchado de la cara, decía que no sentía las piernas y se veía muy golpeado; después supe que su páncreas y un riñón no le funcionaban muy bien, además de que debe haber quedado afectado de la vista porque traía un golpe muy fuerte en un ojo, por un cachazo”, añade.

Luego de llevar al muchacho al Centro de Salud de Tuxpan, de donde fue trasladado de urgencia al Hospital Regional de Ciudad Guzmán, Norma Karina Flores, de 37 años de edad, empezó ese mismo lunes la azarosa búsqueda de su hijo.

“Empezamos como a las cinco de la tarde –narra–, fuimos a buscarlo a las orillas de Tecalitlán con la ayuda de familiares y amigos que nos acompañaron. Esa misma noche fui a las oficinas de la Procuraduría General de la República (PGR) en Ciudad Guzmán a levantar una denuncia, a la que le correspondió el expediente 294/2018”.

Posteriormente la mujer acudió a la subsede de la Comisión de Derechos Humanos de Jalisco en Ciudad Guzmán, donde, dice, padeció un “servicio pésimo”. Al llegar al lugar dijo que iba a poner una denuncia, y un hombre le respondió “en tono insensible y burlesco” que ahí lo que se recibían eran quejas. Luego de que explicó el asunto, él le dijo que tendría que hacerlo en línea en la página de internet de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), porque si se hacía en esa oficina el asunto tendría que irse a Guadalajara y de ahí a México, “es muy tardado y me imagino que a usted le urge”.

Dice Norma Karina: “Aunque poco a poco le fue bajando al tono, yo me quedé porque no soy grosera para largarlo ahí, aplastadote nomás, pero ya me urgía salirme porque no me estaba ayudando, y mejor le dije que gracias, entonces ofreció hacerlo ahí, pero le dije que no y más tarde mandé el caso a la CNDH”.

También trató de que se activara la Alerta Ámber, por tratarse de un menor de edad, pero “me dijeron que como ya había puesto la queja en la CNDH, ya no era necesario ahí”.

Después se presentó en el campamento de la Armada de México en la comunidad El Coahuayote, cercana a Tuxpan, a preguntar sobre el paradero de su hijo, pero sólo le tomaron datos y le dijeron que ellos no lo habían detenido.

Inconforme con esa respuesta, el domingo 28, junto con amigos y conocidos que se unieron a su causa, la mujer encabezó una manifestación frente al campamento de los marinos para exigir la presentación de su hijo, porque “elementos de ellos se los llevaron, hay testigos”.
“Por fin me hicieron caso y me permitieron el acceso, dialogamos y uno de los jefes dijo que no era la instancia adonde yo tenía que ir, que ellos no están para levantar denuncias, pero que me iban a apoyar con un helicóptero. También me permitieron entrar a revisar las instalaciones a ver si tenían a mi hijo ahí. Entré junto con mi hermano y buscamos por todos lados, pero nada”.

En relación con los señalamientos de que fueron marinos quienes se llevaron al joven, el oficial que atendió a Norma Karina lo negó con el argumento de que también hay camionetas y uniformes clonados, o los delincuentes pueden ser desertores.

Cuando el lunes 29 fue citada para subir al helicóptero y participar en la búsqueda, la mujer dudó. “Pensé: ‘¿y si me tiran por ahí?’ Ese era mi miedo. Hablaron conmigo y me dijeron que no era cualquier cosa la ayuda que me estaban dando y lo que se movieron para obtenerla. Entonces acepté. Fuimos a revisar lugares que por tierra se nos hacía difícil bajar, anduvimos buscando, pero nada encontramos”.

Karina Flores señala que también pidió apoyo en las instalaciones del 79 Batallón de Infantería en Tecalitlán y que en algunos de los recorridos que ha realizado por esa población preguntando a la gente por su hijo, algunas personas le han dicho que sí pudo haber sido detenido por los marinos, porque la noche del domingo 21 sí entraron al pueblo algunas patrullas y se fueron hasta la madrugada del lunes.

Desde la desaparición de Ulises, familiares y vecinos realizan jornadas de búsqueda dos veces cada día: a las nueve de la mañana y a las cuatro de la tarde, con el taller como punto de reunión, adonde llegan voluntarios en motocicleta, bicicleta o a pie, y ahí se organizan los grupos que se distribuyen en brechas, barrancas y ríos de la región. También han tenido apoyo de las policías municipales de Tuxpan, Tecalitlán y Zapotitlán, que han realizado operativos de búsqueda.

En medio de los esfuerzos por encontrar al menor desaparecido, la familia estuvo a punto de ser extorsionada por delincuentes, luego de recibir una llamada de un supuesto jefe del crimen organizado, quien aseguró que tenía al muchacho y se los regresaría en el momento que le entregaran diez mil pesos.

Sospecharon que se trataba de una estafa y cortaron la llamada cuando el hombre modificó los planes y les dijo que mejor le depositaran el dinero a través de una tienda Oxxo.

Norma Karina Flores, quien además es madre de un joven de 18 años y una niña de cinco, comenta que en los días previos a su desaparición Ulises estaba investigando los trámites que tendría que hacer para solicitar su ingreso a la Armada de México.

“Pendejamente quería ser marino, esos trámites andábamos investigando para que entrara, él estaba muy entusiasmado. Si no podía ser marino deseaba ser militar, decía que quería andar con ellos”, refiere.

Con ese propósito, el joven buscaba la posibilidad de borrarse un tatuaje que tiene en el cuerpo, de una cruz con su fecha de nacimiento en números romanos y una leyenda que dice: “Dios les da las peores batallas a los mejores guerreros”.

La mujer asegura que su hijo nunca había tenido problemas con nadie. “He ido a pedir ayuda a muchos lugares y nada que encontramos a Uli. Él andaba en su moto para todos lados, tiene muchos amigos, lo quiere mucha gente, no sabemos ni por qué se lo llevaron”.

Y dice estar viviendo los peores días de su vida: “Es un dolor que no le deseo a nadie; es desesperante, estresante, porque ya no sé dónde buscar. No hemos podido dormir, es muy difícil, y mi hija está muy asustada. Ella saludaba a los marinos y ahorita ya les tiene miedo. No la puedo dejar sola ni para ir al baño porque grita, así está de espantada. Mi hijo el grande se hace el fuerte, pero sí le afecta también, lo veo deprimido, triste. En ratos yo sí me caigo, pero me tengo que levantar, porque si nos caemos, ¿quién lo va a buscar?”.

Hasta antes del caso de su hijo, la mujer sólo había sabido de desapariciones de personas a través de las noticias. “Jamás me imaginé que me iba a tocar ahora a mí. Yo no quería que me tocara a mí”.

Alarmante crecimiento de agresiones contra periodistas: CNDH



Colima, México, Avanzada (27/01/2018).- Las agresiones contra periodistas en el país se han incrementado de forma muy alarmante, mientras que la impunidad prevaleciente en los casos de asesinatos es de 90 por ciento, advirtió el director del Programa de Agravios a Periodistas y Defensores Civiles de Derechos Humanos de la Comisión Nacional de Derechos humanos (CNDH), Rodrigo Santiago Juárez.

Manifestó que desde el año 2000 a la fecha han sido asesinados 131 periodistas en México (entre ellos 13 mujeres), 20 se encuentran desaparecidos desde 2005 y han ocurrido 52 atentados contra instalaciones de medios de comunicación a partir de 2006.

En rueda de prensa ofrecida en las instalaciones de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Colima (CDHEC), el representante del organismo nacional comentó que tras un análisis realizado de 176 averiguaciones previas relacionadas con homicidios y desapariciones de periodistas, así como atentados a medios de comunicación, la CNDH llegó a la conclusión de que solamente en 17 casos hubo una sentencia condenatoria, es decir, que sólo en 10 por ciento de los casos se obtuvo justicia.

“Cuando hablamos de un nivel de impunidad de 90 por ciento relacionado con las agresiones a periodistas —señaló—, nos da un panorama bastante complicado y trágico que requiere acciones urgentes para lograr un cambio”.

Santiago Juárez atribuyó el alto nivel de impunidad a un trabajo “muy deficiente” en materia de investigación de los delitos y falta de capacitación de los servidores públicos de esa área, por lo que “se requieren acciones muy urgentes para evitar y recomponer este tema”.

En el caso de los ministerios públicos, subrayó, “en muchas ocasiones no están capacitados para investigar este tipo de delitos, es decir, cuando asesinan a un periodista muchas veces lo analizan como un homicidio más, sin tomar en cuenta la labor o la línea de investigación que manejaba el periodista”.

Añadió: “Cuando asesinan a un periodista tiene que analizarse qué publicaba, bajo qué línea de investigación hacía su trabajo y a través de esto se puede llegar a mejores resultados para ver de dónde pudo provenir la agresión”.

Se requieren, indicó, muchas acciones por parte tanto de la Procuraduría General de la República (PGR) como de las 32 entidades federativas, pues “tienen que tomar en serio que la agresión a un periodista no solamente afecta a esta persona, sino cuando se agrede a un periodista se está afectando a toda la comunidad que se ve impedida de conocer el trabajo que esa persona realiza”.

El funcionario, quien visitó esta ciudad para participar en un diplomado en la Universidad de Colima, recordó que en la recomendación general 24, enviada en 2016 a los gobiernos de los niveles federal, estatal y municipal del país, la CNDH hizo diversas solicitudes y recomendaciones de que realicen acciones de política pública para prevenir agresiones hacia periodistas y medios de comunicación, así como combatir la impunidad.

Entre éstas, el organismo pidió que las procuradurías y fiscalías de justicia del país cuenten con mecanismos y protocolos de investigación de agresiones a periodistas, que existan unidades especiales para investigar los crímenes porque lo principal que se tiene que considerar es la línea periodística.

Así mismo, recomendó que se capacite a los servidores públicos que tienen contacto con los periodistas, como policías, ministerios públicos, militares, para que comprendan el trabajo periodístico y tengan una buena relación y un buen trato hacia los periodistas.

INEGI utiliza inteligencia artificial para medir el "ánimo tuitero" en México

Colima, México, Comunicado (16/01/2017).- El INEGI informó que con la finalidad de explorar la utilidad de fuentes no tradicionales de información a fin de vincularlas con la generación de información estadística y geográfica y hoy presenta el Estado de ánimo de los tuiteros en México, un trabajo experimental para el “análisis de sentimientos”, con el objetivo de interpretar la emotividad que subyace a los mensajes que se publican en la plataforma digital Twitter.

Esta herramienta es un esfuerzo por medir el bienestar “más allá del PIB”. En este caso no se refiere a bienestar autorreportado, como ocurre con estadísticas que el mismo INEGI genera en sus encuestas BIARE, sino de bienestar inferido a partir de la carga anímica implícita en los mensajes publicados en Twitter.

Es el ejercicio de generación de información estadística con más alta frecuencia que el INEGI haya realizado hasta ahora y, por sus características, una herramienta única a nivel mundial.

Las técnicas de aprendizaje de máquina permitieron entrenar a una computadora para replicar el criterio humano en la identificación de la carga emotiva de cada tuit: negativa o positiva. Se clasifica cada tuit y a partir de ello se construye un indicador que relaciona el número de tuits asociados con una carga emotiva positiva (tuits positivos) por cada tuit asociado con una carga emotiva negativa (tuits negativos).

A este indicador lo llamamos el “cociente de positividad” y se define como el número de tuits positivos entre el número de tuits negativos para una determinada área geográfica en un periodo de tiempo determinado.

Así, el Estado de Ánimo de los Tuiteros en México reporta un cociente de positividad a partir de enero de 2016 con actualización automática diaria, que puede ser visualizado para el país en su conjunto y para cada una de sus entidades federativas con frecuencia anual, trimestral, mensual, semanal, diaria e incluso por hora.

La evolución del cociente de positividad permite visualizar cómo los estados de ánimo positivos y negativos se difunden en mayor o menor medida entre la población tuitera y los cambios de esa difusión de un periodo a otro y de una entidad federativa a otra. Esto nos permite atisbar en aspectos de nuestra realidad nacional que adquieren mayor relevancia en la medida en que se extiende el uso de redes sociales digitales a través de Internet.

Dado que es probable que los cambios en el cociente de positividad emotiva no sean meramente aleatorios, resulta de interés indagar acerca de los hechos o noticias que pudieran estar asociados con el incremento o la disminución en el mismo.

La sensibilidad del Estado de Ánimo de los Tuiteros en México para captar de manera automática el impacto emotivo de cambios relevantes en el entorno se puso a prueba con los recientes sismos del 7 y el 19 de septiembre de 2017 que afectaron a varias entidades federativas del país. Tanto el 8 de septiembre como el 19 de ese mes, presentan bajas importantes en el cociente de positividad en la serie nacional con frecuencia diaria y muestran el cambio del estado de ánimo de los tuiteros justo a partir de la hora en que ocurrieron los sismos.

La herramienta permite visualizar las reacciones diferenciadas por entidad federativa, de manera que mientras que la Ciudad de México presenta notables bajas en la positividad tanto el 8 como el 19 de septiembre, en Chiapas sólo se observa esa caída el día 8 y en Chihuahua no se aprecia algún cambio importante en ninguna de las dos fechas.

Conviene tener presente que no todos los movimientos en las series de los cocientes de positividad tienen una interpretación evidente u obvia. En este sentido, los usuarios pueden complementar la información de que disponen con la que ofrece el sistema para enriquecer su explicación de las variaciones del estado de ánimo de los tuiteros. La plataforma permite asociar cada observación con una nube de hashtags y también con las noticias del día, cuando el análisis se hace con una frecuencia diaria.

A diferencia de lo que ocurre con las fuentes estadísticas tradicionales como las encuestas o los censos, la información de redes sociales no responde a un diseño conceptual, estadístico y operativo orientado a conocer aspectos específicos de nuestra realidad, sino que reaprovecha para fines estadísticos, información que en principio fue creada para otros propósitos.

La herramienta del Estado de Ánimo de los Tuiteros en México está disponible en la página del INEGI en internet (www.inegi.org.mx), en la sección de investigación/estadísticas experimentales y se puede acceder directamente mediante la liga:
https://cienciadedatos.inegi.org.mx/animotuiterov2/web/.

España también emite alerta de viaje sobre Colima

Colima, México, Avanzada (12/01/2018).- La Embajada de España en México también alertó a sus ciudadanos sobre los viajes al estado colimense y les pidió no viajar a la zona costera que se comunica con el estado de Michoacán.

La alerta, la cual fue actualizada el pasado mes de diciembre, refiere que existen zonas de especial peligrosidad en las que por el momento recomendó a sus ciudadanos, posponer aquellas visitas que no sean imprescindibles.

Entre las áreas peligrosas se encuentra la zona costera de Colima, sobre todo en las carreteras limítrofes con Michoacán.

La Embajada de México en España expone que el problema de inseguridad que afecta a México se materializa en una elevada incidencia de la delincuencia relacionada con los secuestros (tanto reales como “virtuales”), la extorsión, el narcotráfico y los asaltos en la vía pública y en el transporte público, de los cuales pueden ser víctimas tanto los turistas como los residentes mexicanos.

Refiere que en zonas de alta peligrosidad, entre ellas algunas de Colima, se recomienda evitar por el momento la estancia y en caso de que sea urgente la visita, “se lleve a cabo la visita siempre de día, en entornos estrictamente relacionados con el objeto de la misma, procurando no aventurarse en otras zonas urbanas o rurales aledañas, limitando las salidas nocturnas.

Además de la zona costera de Colima se encuentran dentro de los lugares peligrosos Chihuahua, Coahuila, Durango, Sinaloa, Sonora y Nuevo León, así como Jalisco y Guerrero.

Apenas, el pasado miércoles, el Departamento de Estado de Estados Unidos emitió una alerta máxima de viaje que incluye a Colima, entidad a la que coloca en el nivel 4, equiparable a países en guerra como Siria o Afganistán.