Congreso de Colima guarda silencio ante crisis de violencia

Colima, México, Avanzada (12/01/2018).- Pese al violento inicio de año en Colima, el Congreso local no ha hecho ningún pronunciamiento en torno a la situación de violencia que impera en la entidad.

En la primera sesión de este año, la cual se desarrolló el pasado 10 de enero, justo cuando el Departamento de Estado de Estados Unidos emitió una alerta de viaje máxima donde catalogó a Colima en el nivel cuatro, el más violento, equiparable a países en guerra, los tribunos se concentraron en aprobar reformas a las leyes locales y desincorporaciones de predios.

Solamente las diputadas Martha Sosa Govea y Leticia Zepeda Mesina utilizaron la tribuna del Poder Legislativo para exigirle al gobernador resultados en materia de seguridad y para denunciar el estado de indefensión en el que se encuentran los colimenses.

Aunque la diputada local conminó a los integrantes del Congreso a exigirle al gobernador que rinda resultados concretos en la disminución de los índices delictivos y de violencia por la que están atravesando los habitantes del Estado de Colima, su propuesta no tuvo eco.

Tan sólo este jueves 11 de enero, seis personas fueron asesinadas en diferentes municipios de la entidad, además las autoridades encontraron tres bolsas con partes humanas en Manzanillo.

El domingo 10 personas fueron ejecutadas a balazos, seis de ellas en un rancho en Tecomán mientras que se encontraban bebiendo leche caliente.

En estos primeros 12 días del año, cerca de 30 personas han sido asesinadas en Colima, estado que durante el 2017 se coronó como el más violento del país al registrar la tasa más alta de homicidio doloso por cada 100 mil habitantes.