Mientras Peña presumía en Colima logros en salud, la policía reprimía a manifestantes

Villa de Álvarez, México, Avanzada (05/12/018).- Mientras el presidente Enrique Peña Nieto entregaba aquí el Hospital Materno Infantil “Arcadia Cruz Ramos” y presumía que su gobierno había cumplido sus compromisos en materia de salud en Colima, a cientos de metros un contingente de policías antimotines reprimía una protesta de ciudadanos contra la presencia del mandatario, al que acusaron de encabezar el “sexenio del terror”, por los altos niveles de violencia.

Los manifestantes, entre quienes había militantes de Morena, de Movimiento Ciudadano, activistas del magisterio y ciudadanos sin partido, denunciaron que fueron hostigados y empujados por los elementos policiacos, quienes les rompieron pancartas y los encerraron con una valla humana en torno a la Glorieta de los Perritos Bailarines, donde realizaban la movilización.

Además de la inauguración de la obra, la visita de Peña —primera actividad pública presidencial del año— tuvo como objetivo celebrar por adelantado el Día Nacional de la Enfermera y el Enfermero, que se conmemora el 6 de enero.

Durante su mensaje, sin embargo, el jefe del Ejecutivo Federal empezó el año con dos tropezones verbales: equivocó la fecha del día de la enfermera y el nombre de este municipio.

En lugar de referirse al seis de enero, dijo 6 de diciembre, y cuando una voz desde el público le hizo ver el error, rectificó:

“Permítanme en esta celebración de las y los enfermeros de México, que tiene lugar el día de mañana, Día de Reyes, y que no es casual que sea el 6 de diciembre, porque creo que las y los enfermeros conocen muy bien porque es justamente el 6 de ener… ¿dije 6 de diciembre, verdad? Perdón, me quedé en el mes pasado…”.

Más adelante se refirió al municipio de Villa de Álvarez, en el que se encontraba, como Villa de Flores, pero ya nadie le corrigió.

Acompañado por el gobernador José Ignacio Peralta Sánchez, el secretario de Salud, José Narro Robles y por los presidentes de las mesas directivas del Senado, Ernesto Cordero Arroyo, y de la Cámara de Diputados, Jorge Carlos Ramírez Marín, entre otros, el presidente afirmó que para su gobierno han sido prioritarias las políticas dedicadas al sector salud.

Subrayó los avances que en materia de salud se han alcanzado en su administración, y dijo que en los últimos cinco años se han invertido en el país más de 74 mil millones de pesos en infraestructura de salud.

Asimismo, dijo que de los compromisos firmados en salud en el país “prácticamente más del 60 por ciento se tienen concluidos. Y estaremos arribando este año a la concreción prácticamente del 100 por ciento de los compromisos que hice en el ámbito de la salud”.

Peña añadió que en la recta final de esta administración “estaremos dedicados, precisamente, a cumplir los compromisos que asumí frente a los mexicanos. Vamos en ruta de alcanzarlos, de concretar la gran mayoría de todos ellos”.

Explicó que esto es lo que ha venido ocurriendo en el sector salud, que deja ver avances y retos hacia adelante, pero que “nos permite confirmar que vamos en la ruta correcta, que tenemos que seguir trabajando en la universalización de los servicios de salud”.

Así también, desde este lugar deseó a toda la sociedad mexicana que tenga “un gran año 2018”, con el deseo de que el trabajo de las y los mexicanos “siga contribuyendo a ir modelando una mejor nación, un México del que todos nos sintamos orgullosos, un México que avanza y logra condiciones de mayor prosperidad día a día”.

Sobre el Hospital Materno Infantil que entregó, el Presidente Enrique Peña Nieto destacó el hecho de que “en el Día de las y los Enfermeros de México, estamos dando el nombre, precisamente a este Hospital Materno Infantil, de una maestra en enfermería, de una reconocida y prestigiada enfermera de nuestro país, originaria de esta entidad”.

Además, agregó, “en el Día de las y los Enfermeros, dar nombre a un hospital no es común, no es frecuente. Y por ello, me honra mucho ser testigo y acompañar la inauguración de este Hospital Materno Infantil de Villa de Álvarez Arcadia Cruz Ramos, nuevo hospital para este estado y para este municipio”.

Una nación, indicó, no se construye de la noche a la mañana ni con el trabajo de una sola administración. “Lo que hoy tenemos como país es producto precisamente del esfuerzo, la constancia, la dedicación de muchas generaciones, y a la actual le corresponde abonar a ese mismo propósito, la grandeza de México”.

Al tiempo que el presidente expresaba este discurso, los manifestantes que protestaban cerca de ahí cargaban un ataúd negro con las siglas del PRI y portaban pancartas contra la violencia, los feminicidios, el gasolinazo y el incremento de las tarifas del servicio de energía eléctrica.

El presidente del Consejo Estatal de Morena, Vladimir Parra Barragán, uno de los manifestantes, dijo que se trataba de una manifestación pacífica para expresar “el repudio del pueblo de Colima hacia el presidente, hacer ver el incumplimiento de sus promesas y pedirle que ponga fin a este terror que ha sido su sexenio, así como recordar las alzas al gas, la luz, la gasolina y todas las deudas que tiene con el pueblo de México”.

Añadió: “Fuimos amenazados y agredidos cuando queríamos acceder aquí a la glorieta; la maestra Paula Delia González Nolasco y su hija Lina Monserrat Contreras fueron empujadas por los policías antimotines, y a otros compañeros los aventaron y destruyeron cartulinas”.

Mencionó que el hecho ya fue notificado a la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Colima, donde posteriormente presentarán una queja.

“Prácticamente estuvimos secuestrados, es triste que el gobierno recurra a esos métodos represivos, ojalá que esa fuerza la utilizara contra la violencia que hay en Colima”, concluyó.